Un sueño más hecho realidad

  • Representantes de todos los ámbitos muestran su alegría por la buena noticia

Por fin ayer el sueño se hizo realidad. Después de dos intentos fallidos, los Patios han conseguido alcanzar la distinción de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, una noticia que fue recibida con gran emoción y con alegría por representantes de todos los ámbitos de la ciudad. Y es que para los cordobeses este nuevo "premio" vuelve a posicionar a Córdoba en el grupo selecto de ciudades que se merecen un reconocimiento por los tesoros que albergan y que son dignos de ser conservados como tales. Y una de las joyas que componen el legado de esta ciudad son los Patios, edificaciones que, más allá de su arquitectura, muestran la esencia de esta tierra y de la peculiar forma de vida de sus vecinos, tal y como coincidieron todos los consultados por El Día tras conocer la gran noticia.

Los representantes de los partidos políticos dejaron ayer sus diferencias ideológicas de lado para compartir todos su satisfacción por el fallo de la Unesco. Los partidos de la oposición en el Gobierno municipal (PSOE, IU y UCOR) alabaron todo el trabajo realizado en los últimos años para lograr este objetivo tanto por parte de las administraciones como de los propios vecinos, que ahora más que nunca se han convertido en los grandes protagonistas de la historia. Y quién mejor que la que fuese alcaldesa de Córdoba Rosa Aguilar para expresar la satisfacción y el orgullo que se siente ante uno de los logros más peleados por la ciudad. "En estos momentos siento una inmensa alegría y felicidad que, por supuesto, comparto con todos los cordobeses y sobre todo con los que han mantenido vivo el corazón de los Patios", aseguraba ayer la socialista. Aguilar dejó claro que el reconocimiento de la Unesco "no llega tarde", puesto que "grandes noticias como éstas siempre son bien recibidas". En este sentido, destacó la labor realizada por personas que "ya no están aquí para que este sueño se haga realidad". Por último, destacó el simbolismo que encierran los Patios, "que siempre han sido un emblema y unos grandes embajadores de esta ciudad de puertas para afuera".

Desde la Junta de Andalucía, el consejero de Cultura y Deporte, Luciano Alonso, también trasladó a todos los cordobeses su "más sincera enhorabuena por esta distinción mundial". "Córdoba en su conjunto es Patrimonio de la Humanidad; ya lo era material y ahora lo es inmaterial", señaló. Igualmente, el consejero de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez, transmitió su felicitación y recalcó que "salen ganando" tanto Córdoba como Andalucía en el ámbito turístico, que suman así "un elemento de gran interés a su múltiple oferta turística".

Los representantes del sector académico tampoco quisieron mantenerse al margen ante la noticia del día. La Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (ETEA) eligió como portavoz para valorar la decisión de la Unesco a la profesora de Econometría y Estadística Empresarial Genoveva Millán, conocedora de las fiestas de Mayo gracias a sus trabajos sobre el impacto que éstas tienen en la economía de la ciudad. "La repercusión de esta declaración va a ser muy positiva, puesto que Córdoba va a contar con un escaparate inigualable formado por la cultura, la gastronomía y ahora, más que nunca, los Patios, que captarán la atención del turismo nacional e internacional", señaló Millán. Este refuerzo turístico, según su opinión, se traducirá en beneficios para la economía y la reducción de parados en la ciudad. "Hasta ahora el mayor grueso de visitantes de los recintos eran cordobeses, así que debe fomentarse la llegada de personas de fuera, que son las que verdaderamente generan riqueza", destacó.

Entre los representantes del sector turístico, como hoteleros, hosteleros y comerciantes, la satisfacción y el optimismo fue la tónica general. El vicepresidente de Hoteles de Hostecor, Manuel Villagrán, aseguró ayer que a partir de ahora comienza todo lo bueno para los Patios y, por tanto, para la ciudad y para su tejido empresarial. Según su opinión, este reconocimiento es todo un aliciente para seguir trabajando y mejorar la marca Córdoba para su promoción en el exterior. "Esto es bueno para la ciudad, ya que el ocio es una de las patas más importantes desde un punto de vista económico", destacó. Desde la Federación de Comercio de Córdoba emitieron un comunicado en el que su presidente, Rafael Bados, abogó por "aprovechar" el reconocimiento de la Unesco y "que no se quede como una mera declaración que da un título que luego no tiene plasmación real alguna". En este sentido, los comerciantes aseguraron que apostarán por avanzar en la integración de las sinergias que el comercio y el turismo producen y por ampliar los objetivos de esta relación para potenciar la economía cordobesa. Así, Bados señaló que la ciudad tiene que plantearse una "nueva dimensión del aprovechamiento de sus potencialidades" en todos los ámbitos y de la utilización de las sinergias que benefician al común de la economía y el empleo, "un camino donde el comercio de cercanía y el turismo juegan un papel trascendental y al que tienen que incorporar a otros actores".

Algunos de los nombres más conocidos en la cultura local tampoco quisieron desaprovechar la ocasión para felicitar a la ciudad por este nuevo logro. El poeta Pablo García Baena, premio Príncipe de Asturias de las Letras, admitió que ya "era hora de que se reconociera el valor de algo tan nuestro, porque si algo es cordobés son los Patios". No obstante, reconoció que habría que cambiar la idea de convertir los recintos en "auténticos vergeles de flores y volver a las variedades autóctonas". Al respecto, García Baena aludió a los textos de Juan Valera, "quien ya en el siglo XIX defendía lo autóctono en los Patios", aunque destacó que lo prioritario en estos momentos es "celebrar que se haya reconocido el valor de Córdoba".

El guitarrista Paco Peña, afincado en Londres, hizo un pequeño paréntesis en su apretada agenda para trasladar también toda su alegría y emoción ante la gran noticia. "Haber logrado este reconocimiento es una maravilla", aseguró. Y es que para él los Patios juegan un gran simbolismo de su infancia. "Yo me he criado siempre en una casa de vecinos, una de las más bellas edificaciones que existen y que es característica de Córdoba", relató. Ahora confía en que la distinción de la Unesco suponga un impulso para ayudar a los vecinos encargados de cuidar los recintos durante los 365 días del año. "Hay que seguir adelante con más fuerza si cabe, ya que sería una auténtica pena que esta cosa tan nuestra y única en el mundo se perdiera en el tiempo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios