Las reservas en los hoteles se reducen a la mitad para este verano por la crisis

  • El sector hotelero ha mantenido los datos positivos hasta abril, cuando el cambio de fecha de la Semana Santa este año supuso una caída de las visitas con respecto a 2007

Si al poco tirón de Córdoba en verano en cuanto a turismo se refiere por las altas temperaturas se suma la crisis de la economía doméstica -marcada por la subida de los precios y de los carburantes- da como resultado una temporada más que baja para los hoteles de la capital. El sector asume de antemano que los meses estivales son los más flojos en cuanto a beneficios por la caída en número de pernoctaciones, aunque este año se va a agudizar. De hecho, según un sondeo realizado por este periódico, la mayoría de los hoteles consultados apenas llegan a la mitad en cuanto a las reservas para el mes de julio e, incluso, menos para agosto, el momento más crítico del año.

Estos hechos contrastan con la visión que dio el pasado jueves el consejero de Turismo de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, quien apuntó que el turismo "es uno de los sectores que mejor resistirá a la crisis" y que no había ningún dato que hiciera presagiar una mala temporada. No obstante, el sector ya alertó a principios de año que este año no iba a ser tan prolífico en resultados positivos como el anterior, cuando se llegó a un récord superando el millón de visitantes. Desde que se iniciara el año, los informes publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) daban una tregua al turismo, al situarlo en unos valores prácticamente similares que en 2007. Es decir, Córdoba mantenía el número de viajeros y pernoctaciones que normalmente recibe. Comenzó en enero como un mes discreto, pero febrero se llegó a una subida de los viajeros del 10%. La Semana Santa, que se celebró en marzo, trajo consigo una alta ocupación hotelera y una recuperación del sector que, tradicionalmente, se ampara en este tipo de celebraciones masivas para atraer a un mayor número de visitantes. Sin embargo, fue en abril cuando aparecieron las primera noticias negativas. La variación de fecha en la celebración de la Semana de Pasión fue la principal causa para que ese mes cayeran considerablemente los parámetros turísticos, pues el número de viajeros bajó un 16% y las pernoctaciones un 18%. En cualquier caso, aún quedan por conocerse los resultados del mes de mayo que, obviamente, traerán una alegría para el sector. La proyección de las Cruces, los Patios o la Feria de Nuestra Señora de la Salud son un filón para los hoteles ya que todos rozan el 100% de ocupación durante todo el mes. Habrá que esperar, no obstante, a realizar la comparación interanual para ver si se cumplen las previsiones del sector.

Lo que nadie puede dudar es que Córdoba tiene un verdadero handicap para atraer visitantes en verano: el tiempo. A esto hay que unir la falta de oferta turística permanente, a pesar de los esfuerzos de las empresas privadas para promover diversas iniciativas. Los hoteles ya han comenzado notar este estancamiento veraniego, aunque también insisten en que en los meses estivales las reservas se suelen hacer a última hora, por lo que todavía es pronto para saber cómo acabará siendo la ocupación. En cualquier caso, julio es el mes mejor situado por eventos como el Festival de la Guitarra, de gran proyección internacional, que mantienen viva la ciudad y atrae a muchos visitantes. Agosto es el periodo más crítico tanto por la falta de oferta de ocio -prácticamente inexistente- como por las temperaturas que impiden cualquier actividad. Los hoteles consultados coinciden en que en septiembre se vuelve a recuperar otra vez el ritmo aunque no es hasta la primavera -con la llegada de la Semana Santa- cuando el sector se reactiva, debido a la estacionalidad que marca al turismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios