Las recetas para los médicos

  • La tasa de éxito del plan de atención integral a los profesionales llega al 80% de los casos

Consulta médica de un centro sanitario. Consulta médica de un centro sanitario.

Consulta médica de un centro sanitario. / firma foto

Los médicos también enferman. Cogen la gripe como cualquier otra persona, se accidentan como cualquier hijo de vecino y también tienen problemas de adicciones y de salud mental en algún momento de su vida. Son parte de la población como el resto de los mortales y, por eso, caen enfermos. Hace ya más de 16 años que el Colegio Oficial de Médicos puso en marcha en Córdoba el Plan de Atención al Médico Enfermo (Paime), un programa pionero en Andalucía -los primeros en desarrollarlo fueron los miembros del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona en 1998- y "diseñado para dar una atención integral y los médicos ejerzan en las mejores condiciones", relata el coordinador del mismo de la organización colegial, Bartolomé De la Fuente, quien incide en la importancia de la "confidencialidad" de cada caso que se trata.

Pero, ¿qué es lo que aborda el Paime? Pues según De la Fuente, "cualquier problema de salud mental, depresiones, trastornos afectivos y también adicciones al alcohol y a los psicofármacos" que afecten a los facultativos. Entre todo este enjambre de posibilidades y patologías se encuentran también los casos de agresiones físicas y sus repercusiones a la hora de afrontar la vida laboral. Al respecto, el galeno asegura que sufrir un episodio de violencia física en una consulta "puede llegar a provocar trastornos adaptativos, bloquearte y tener dificultad para afrontar esta situación". De la Fuente reconoce también que al médico le cuesta eso de reconocer que está enfermo y acceder, incluso al sistema sanitario, y prefiere consultar al colega del ramo en un pasillo de cualquier centro sanitario acerca de lo que considera que le puede estar pasando. Por ello, insiste, en que "lo importante es situar al médico como enfermo y no como colega, además de garantizar una buena praxis". Subraya también que el Paime es "un programa colegial para atender con garantía al médico en el que se supere la barrera como paciente". Para ello, las sesiones tienen lugar en consultas regladas "para que el médico se sienta seguro de dónde va", anota.

En cuanto al perfil de estos médicos que sufren este tipo de patologías, expone que "se está igualando entre sexos", si bien, apunta que en el caso de las adiciones "hay más hombres". La edad de estos facultativos que acuden al Paime supera la cincuentena, ya que "a más edad, más carga de trabajo y se han vivido más situaciones", añade. Al igual que en otras situaciones o tratamientos, cada paciente cuenta con un seguimiento de su caso y la tasa de éxito se sitúa en torno al 80%; el tratamiento y la evolución, de manera evidente, depende de cada paciente. Eso sí, el responsable del Paime reconoce que "hay casos que terminan en una incapacidad, aunque son los menos".

La prevención es otra de las claves para evitar este tipo de situaciones y enfermedades y, por ello, según explica De la Fuente, se desarrolla un programa con la Unidad de Formación de Medicina Familiar y Comunitaria del Sistema Andaluz de Salud con los médicos internos residentes, en el que se incluyen sesiones de estrategia para afrontar diferentes situaciones que se pueden producir a lo largo de la vida profesional de cualquier facultativo. Recordó también que la Consejería de Salud, por su parte, firmó en 2008 un convenio de colaboración con el Consejo Andaluz de Colegios Médicos para el desarrollo y complemento del Paime.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios