Las rebajas provocan en julio una caída de los precios del 1,1%

  • El coste de la vida es ahora más elevado que hace un año

  • CCOO reclama una subida salarial para que las familias recuperen salario

Un establecimiento en rebajas. Un establecimiento en rebajas.

Un establecimiento en rebajas. / josé martínez

El inicio del periodo de rebajas ha provocado una fuerte caída del Índice de Precios al Consumo (IPC) del 1,1% durante el pasado mes de julio arrastrado por el descenso del vestido y el calzado, que el mes pasado cayó un 14%, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los muebles y artículos de hogar fue otro de los grupos que también experimentó un descenso de sus tarifas, en concreto del 0,7%, así como el sector de las comunicaciones. No obstante, a pesar de esta bajada propia del inicio de las rebajas, la realidad es que el coste de la vida es ahora más elevado que hace un año. Así, según el informe del INE, los precios han crecido un 1,4% en el último ejercicio. En este periodo ha sido la vivienda y el transporte lo que más se ha encarecido. En el primer caso por la recuperación del sector inmobiliario y, en el segundo, por el ascenso de los combustibles. De hecho, el alquiler y el gas son los dos subgrupos que han incrementado más sus precios en el último año, según el informe publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística.

El secretario de Empleo de CCOO de Córdoba, Manuel Merino, señaló ayer tras conocer los datos del IPC en Córdoba correspondientes al mes de julio que "esta nueva bajada de los precios, marcada por el inicio del periodo de rebajas, vuelve a poner de manifiesto la incapacidad de consumo de la población cordobesa".

En el último año los precios han subido un 1,4% en la provincia de Córdoba, mientras que la subida salarial ni siquiera llegó al 1%, lo que significa que las familias siguen perdiendo poder adquisitivo y, con ello, capacidad de consumo, de ahí que las empresas de ámbito local se vean obligadas a bajar precios para poder dar salida a sus productos y servicios.

"La falta de empleo estable y los salarios precarios impide a las familias acometer gastos a medio y largo plazo y les obliga a reducir el consumo diario y todo ello repercute sobre la economía local y la creación de empleo, que difícilmente podrá recuperarse sin una estimulación del consumo para el que es imprescindible una subida salarial adecuada", dijo el responsable sindical tras conocer los datos económicos.

En este sentido, remarcó que "es hora de que la recuperación económica llegue a las familias a través del empleo de calidad y estable, que venga acompañado de una subida salarial suficiente para que las familias puedan recuperar los niveles de consumo anteriores a la crisis", apostilló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios