"Mi sello quiero que sea dar respuesta inmediata a las demandas de los vecinos"

  • El nuevo delegado de Infraestructuras asegura que el año que viene quiere comenzar un plan de mantenimiento de la capital y de las plazas del Casco Histórico para hacer más habitable la ciudad

Comentarios 1

El ex secretario de Organización de IU en Córdoba y también ex concejal de Educación en el Consistorio, Francisco Cárdenas, regresa a la primera línea de la política al frente de Infraestructuras, un área que pretende llevar "en contacto con los ciudadanos" y manteniendo "el equilibrio de ciudad que ha logrado Rosa Candelario", su antecesora.

-Después de dos años alejado de la política, ¿cómo se enfrenta a su nuevo cargo en el Ayuntamiento?

-Me enfrento con mucha ilusión y sobre todo con muchas ganas. El tiempo que he estado fuera de la política me ha servido para ver las cosas desde otro punto de vista y tomar oxígeno. Pero también con mucha confianza porque conozco a la gente que trabaja en Infraestructuras y es el mejor equipo técnico a nivel andaluz.

-¿Qué balance hace usted de la gestión de su antecesora, Rosa Candelario?

-Creo que la mejor respuesta es la petición que en este periódico me hizo públicamente el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos, Francisco Molina, quien me solicitó que intentara seguir el mismo camino que había mantenido Candelario y que los compromisos adquiridos se llevaran a efecto. Creo que está es la mejor medalla que se le puede dar a Rosa Candelario.

-Ponerse al día es siempre difícil, sobre todo en un área como la suya pero ¿qué es lo más complicado de Infraestructuras?

-Lo más complejo del área es que todo aterriza en ella, desde la pequeña inversión hasta las grandes obras. Es una área agradecida en parte, pero hay obras que pasan desapercibidas para los vecinos, que en ese momento sólo ven el inconveniente de una obra.

-¿Cuál va ser su prioridad como delegado de Infraestructuras?

-En la toma de decisiones siempre hay luces y sombras, pero sólo presumo de una cosa de mi anterior etapa en política, y es que cuando llevaba Educación había en la capital 75 colegios, cuando deje el área había visitado todos al menos una vez, a sus directores y a sus AMPAS. Y eso es lo que voy a seguir haciendo en Infraestructuras. Lo que si tengo claro es que al vecino hay que hablarle claro. Todas las demandas son justificadas, pero hay momentos en los que el Ayuntamiento no puede acudir a todas. Yo quiero ser el cómplice del vecino cuando se puedan hacer las obras y cuando no, explicarle el por qué. La gente entiende las cosas más de lo que creemos, lo que no acepta es que le digas que sí y luego sea que no, o que se retrase. Los vecinos deben entender que cuando tomas una decisión lo haces tras un debate técnico.

-Hablando de vecinos, los del Distrito Sur exigen conocer el Plan Urban definitivo y ver si es posible algún tipo de modificación, ¿cómo va este tema?

-Una de las prioridades que tengo es reunirme con el Distrito Sur lo antes posible. Vamos hablar de compromisos y de fechas en esa reunión, pero tendremos que ver con los técnicos las posibilidades de modificación que tiene el plan, si la ley lo permite, así como el plan de ciudad, pero si es así, miel sobre hojuelas. Todo no se puede solucionar de la noche al día. Nos movemos con presupuestos pero vamos a mejorar la ciudad poco a poco y de forma continuada como hasta ahora.

-En los contactos que asegura que va a mantener con los vecinos, ¿qué les va a pedir?

-Es bueno que los vecinos presenten sus quejas, pero deben entender que no están solos y que deben ser solidarios, porque hay unas zonas más necesitadas que otras. Es lo que voy a pedirles, que den un paseo por el resto de barrios y vean todas las necesidades que tiene la ciudad, no sólo su barrio.

-¿En qué se va a diferenciar su gestión?

-Considero que las grandes inversiones son importantes para la ciudad pero las pequeñas cosas son las que la hacen más habitable. Al mantenimiento de la ciudad no se le da la importancia que tiene, pero voy hacer hincapié en ello, sin dejar de lado las grandes infraestructuras. Creo que hay que hacer un sobresfuerzo en el mantenimiento porque no podemos hacer grandes cosas y dejar que se deteriore lo que ya está hecho. Mi objetivo es que el año que viene se ponga en marcha este plan, además de darle un gran impulso a la reforma de las plazas del Casco Histórico que lo necesiten.

-La ex delegada de Infraestructuras, Rosa Candelario, dejó la Ciudad de los Niños como su gran equipamiento para la ciudad, ¿piensa usted dejar alguna huella?

-Candelario tuvo el acierto de ejecutar una idea de Rosa Aguilar, pero el primero que comenzó a trabajar en la Ciudad de los Niños fue el fallecido concejal de Educación Félix Ortega. Yo no me he planteado nunca volver a la política para dejar huella, mi sello quiero que sea dar respuesta más inmediata a las demandas de los ciudadanos, si entre medias hay una inversión importante, bien, pero me da lo mismo.

-En los pocos días que lleva al frente del Área de Infraestructuras ya ha sufrido las críticas del PP, ¿cómo reacciona?

-Una de las máximas que voy a tener es no contestar al PP. Creo que el grupo municipal popular tiene que estar en el permanente no porque está en la oposición, porque no va a aplaudir las decisiones del gobierno local. Mientras que ellos dicen que tengo que tomar el pulso al área sin proponer nada, en agosto Infraestructuras está invirtiendo casi 4 millones de euros en la ciudad. Es el juego que tiene que jugar la oposición, para eso los ciudadanos los pusieron ahí. Mi respuesta a sus críticas es seguir trabajando y tenerles la mano para el diálogo, cosa que ya he hecho y que aún no he obtenido respuesta. Otra cosa sería que las críticas vinieran porque no se estén enterando de lo que se hace en la ciudad. Que hagan lo que quieran, los ciudadanos nos ponen a cada uno en su sitio. Es el juego de la tragicomedia en la que nos tienen metidos el PP. La oposición no está para colaborar desgraciadamente.

-¿Cómo es la relación entre los miembros del equipo de gobierno?

La relación con el PSOE en el gobierno local es buena porque el proyecto de ciudad es común. Llevo poco tiempo y no puedo decir que no sea positiva, pero cada uno tiene que saber la responsabilidad y la fuerza que tiene, ya que unos tenemos 11 concejales y otros cuatro. La relación no es mala, pero hay días, como en todas las familias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios