"El público infantil es el más exigente porque no miente jamás"

  • La autora participó ayer en el cuentacuentos de 'El Día' en el Bulevar del Gran Capitán con la lectura de su obra 'El faro de los corazones extraviados'

El ciclo navideño de cuentacuentos organizado por el Día en el bulevar del Gran Capitán (en la casa del duende Moci) recibió ayer a la escritora y gestora cultural Celia Santos, que leyó su obra El faro de los corazones extraviados, publicada por la editorial Toromítico con ilustraciones de Sonia Sanz.

-¿Qué valores quiere transmitir con este cuento?

-Fundamentalmente, quiere transmitir el concepto de la esperanza, la idea de que no hay que perder la ilusión de ese niño que todos llevamos dentro, esa inocencia que hay que mantener para alcanzar la felicidad. También hablo sobre la solidaridad, el amor, la integración y el respeto por los que son diferentes, pero fundamentalmente sobre la esperanza.

-¿Qué claves debe reunir una historia para enganchar a un lector de corta edad?

-Desde el punto de vista técnico hay distintos puntos de vista. Pero para mí lo fundamental es que la historia esté escrita desde los sentimientos. Hay que tener en cuenta que está dirigida al público infantil que resulta ser el más exigente porque no miente jamás. Si una obra literaria está escrita con los sentimientos -y no sólo escrita sino también ilustrada, editada y distribuida con cariño- el niño lo percibe y es más fácil conectar con él.

-¿En qué momento se encuentra la literatura infantil que se hace España o en español?

-Desde hace dos o tres años está resurgiendo. Las editoriales están apostando por libros infantiles, y en algunos casos por libros que son obras de arte no sólo literarias sino artísticas por el resultado final. En El faro de los corazones extraviados, Sonia Sanz ha realizado a mano todas las ilustraciones, con acuarela. Es muy importante que los libros estén hechos con mimo y que traten a los niños no como un público inferior sino con un alto nivel de exigencia. Este sector está creciendo y creo que en los próximos años irá a más.

-¿Cómo convive con las nuevas tecnologías?

-Las nuevas tecnologías forman parte de nuestra vida: vivimos con ellas, y los niños nacen con ellas. Pero es muy difícil que un libro ilustrado encuentre competencia en este ámbito. Respecto al libro tradicional, creo que se va a producir una convivencia amistosa.

-¿Qué proyectos tiene?

-Quiero seguir escribiendo para niños. La satisfacción que siento al verlos y escuchar sus opiniones es impagable. Tengo proyectos para otro tipo de públicos, pero básicamente quiero seguir escribiendo historias que hagan soñar a los niños y que permita a los padres encontrar al niño que llevan dentro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios