Tres de cada cuatro profesores se jubilan antes de llegar a los 65 años

  • Los docentes de Primaria son los que presentan el mayor número de peticiones para abandonar las aulas de manera anticipada; en concreto, el año pasado lo soclitó el 61,2% de los maestros

Comentarios 7

No aguantan hasta el final de su vida laboral. El estrés, la fatiga, el comportamiento de los alumnos o el propio cansancio después de toda una vida dando clases son algunos de los factores que hacen que los profesores se jubilen antes de tiempo. En concreto, tres de cada cuatro abandonan las aulas al cumplir los 60 años.

Según la información facilitada a El Día por la Delegación de Educación, el año pasado fueron 133 los maestros que pidieron la jubilación anticipada. Se trata de una cifra que supera el número de profesores del ciclo de Secundaria que decidieron el año pasado acabar su vida laboral antes de la edad fijada; en concreto, 33. En total, fueron 166 los docentes que solicitaron la jubilación antes de tiempo, según los mismos datos de Educación.

Cada vez más, los profesores optan por dejar las aulas antes de los 65 años. Prueba de ello es que en el curso 2005-2006 el 72% de los docentes, tanto de Primaria como de Secundaria, solicitaron la jubilación de manera anticipada, mientras que sólo el 28% puso fin a su carrera profesional a través de la denominada jubilación forzada, que llega al cumplir los 65 años y que ellos, por su especial régimen, pueden atrasar hasta los 70.

En el lado contrario se encuentran los profesores que estiran su vida laboral hasta los 65 años y que, a esta edad, tienen que abandonar colegios e institutos de manera forzosa. Así, en el caso de los maestros de Primaria en 2007 fueron 31 los que tuvieron que jubilarse a la fuerza, mientras que en el caso de Secundaria el número fue de 20.

El retiro voluntario de las aulas se ha convertido en una opción favorita para los docentes que ha continuado con la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Educación (LOE), a pesar de su vinculación con la Logse. También en el curso escolar 2005-2006, el número de jubilaciones fue abultado entre los profesores, ya que fueron 219 los que dejaron de impartir clases, tanto de manera anticipada, como de forma obligatoria. De éstos, el 74% -162- impartían clases en los ciclos de Educación Primaria, mientras que el resto -57- eran profesores en Secundaria.

Desde que se aprobara este retiro anticipado, hace más de 15 años, una media de cien docentes se han acogido cada curso en la provincia de Córdoba. Cada uno de ellos, dependiendo del puesto y de los años de servicio, han recibido gratificaciones a la jubilación que van desde los 6.000 a los 20.000 euros, según los anteriores requisitos.

En junio de 2006, se abrió por primera vez un plazo específico para los profesores de los centros que en su día dependieron del Ministerio de Trabajo y que no pertenecían a la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface) que, hasta entonces, no podían acogerse a la jubilación de la Logse.

La jubilación anticipada no se centra en colegios e institutos, ya que también en el seno de la Universidad de Córdoba (UCO) se ha registrado desde 2002 -año en el que se aprobaron las medidas incentivadoras para la jubilación voluntaria en la institución académica- un incremento de estos retiros. Por ejemplo, en 2006 se jubilaron de forma voluntaria por haber cumplido 65 o más años 17 docentes, cuando en 2002 apenas lo hicieron media docena de profesores universitarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios