Más de 120 profesionales sanitarios sufrieron agresiones el pasado año

  • Según datos del Simec, el 69% de los ataques fueron verbales y los agresores siguen siendo en mayor porcentaje hombres

Comentarios 1

Más de 120 profesionales sanitarios sufrieron el pasado año algún tipo de agresión mientras desempeñaban su trabajo, según un registro del Sindicato Médico de Córdoba (Simec). La mayor parte fueron verbales, un 69%, y el agresor sigue siendo en mayor porcentaje hombre, mientras que el agredido suele ser mujer.

El número de ataques ha aumentado respecto a 2014 y una de las razones que da el Simec es que los profesionales registran y denuncian más este tipo de conductas. En Atención Primaria la mayor parte de las víctimas de agresiones son médicos mientras que en los hospitales los facultativos y profesionales de enfermería van "casi a la par", aunque en este ámbito también se incluyen celadores y auxiliares de enfermería.

Los ataques se dan más en los hospitales que en los centros de Atención Primaria "al ser un sitio de mayor concentración de personal y quizás por una mayor despersonalización en cuanto al trato directo", indica el Simec.

Según los datos del Servicio Andaluz de Salud (SAS), en 2014 los centros sanitarios cordobeses registraron 95 agresiones a profesionales, 18 de ellas físicas. Esta cifra es muy similar a la de 2013, cuando hubo 79 ataques en total, 11 de ellos físicos.

Con motivo del Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario, que se celebra hoy, la Organización Médica Colegial (OMC) ha puesto en marcha una serie de iniciativas bajo el lema "Contra las agresiones a sanitarios, tolerancia cero" con el objetivo de concienciar a los profesionales que trabajan en el entorno de los servicios de salud y sensibilizar a las administraciones públicas y a la sociedad en general "ante este grave problema que requiere de la unidad de todos".

Según el estudio Radiografía de las agresiones en el ámbito sanitario, realizado por el Consejo General de Enfermería, el 33% de los enfermeros ha sido víctima o ha presenciado una agresión física a otro compañero enfermero. En el caso de las agresiones verbales este porcentaje sube hasta el 69%, mientras que las físicas suponen un 25% y las amenazas un 6%. La mayoría de estas agresiones (52%) son realizadas por un familiar del paciente, un 42% por el propio enfermo y un 6% por un acompañante de otro tipo. Uno de los datos más llamativos del estudio es que un 82% de los profesionales agredidos no presenta denuncia judicial (82%). Según el tipo de trabajo, el 38% de las agresiones las sufren enfermeros, el 28% médicos, el 14% auxiliares y el 20% otro tipo de personal.

Por su parte, el Sindicato de Enfermería (Satse) demandó que, una vez que se constituya el nuevo Gobierno, se trabaje en la elaboración de una normativa específica que proteja a los profesionales de todo tipo de agresiones, tanto físicas como verbales. En este sentido, "ante una lacra que afecta muy especialmente al colectivo enfermero (ocho de cada diez han sufrido en algún momento de su trayectoria profesional una agresión verbal o física)", Satse considera "muy necesaria" la existencia de una ley que regule a nivel estatal las actuaciones de prevención, sensibilización, información y apoyo que deben acometer las diferentes administraciones implicadas.

La organización sindical reconoce que la reforma del Código Penal realizada el pasado año para que los funcionarios sanitarios sean considerados autoridad pública "ha sido positiva". De hecho, recordó que ya se han producido fallos judiciales al respecto pero, en opinión de Satse "queda mucho trabajo por hacer si realmente se quiere acabar con este tipo de situaciones".

Al respecto, el sindicato recalcó que esta modificación normativa contempla las agresiones físicas o el oponer resistencia e intimidar de manera grave o violenta, pero no atiende otras conductas, también lesivas y muy habituales en el ámbito sanitario, como las injurias, las amenazas o las coacciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios