Los problemas de obesidad crecen un 30% tras la Navidad por los excesos

  • El Servicio de Endocrinología alerta de que por regla general una persona que padece sobrepeso coge entre dos y tres kilos más durante estas fechas si no controla su alimentación ni hace deporte

Las comidas de Navidad son las principales responsables del incremento del 30 por ciento de los problemas de obesidad que se registran tras las vacaciones. Desde principios de diciembre hasta después del día de Reyes raro es el día en el que no se comete algún que otro abuso en la alimentación, y esto se nota cuando termina la Pascua y se retoma la rutina.

El servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Reina Sofía ya está preparado para la previsible avalacha de pacientes con descompensaciones que suelen visitar al especialista cuando finaliza la Navidad. La tendencia general es que las personas que están en tratamiento para combatir su problema de obesidad pongan entre dos y tres kilos más en estas fechas, por lo que dentro de menos de un mes las de ya por sí saturadas consultas de Nutrición verán incrementadas su actividad, reconoció el jefe de servicio de Endocrinología del centro sanitario cordobés, Pedro Benito.

El experto recomendó seleccionar las comidas especiales en los días festivos y evitar picar entre horas. Como en estas fechas también se dispone de más tiempo libre, apostó por practicar deporte para quemar todo lo que se ha comido de más, así como dejar pasar un poco de tiempo entre la cena y la hora de acostarse para que se haga de forma correcta la digestión "y se eviten algunos infartos".

Pero no todos los consejos que se suelen dar en estas fechas para evitar poner un kilo de más son ciertos. El jefe de Endocrinología desmitificó la idea tan extendida de que el pan engorda, "pues es mucho más insano toda la repostería, las bebidas espirituosas o las grasas animales de los embutidos", aclaró.

A pesar de estas tradicionales recomendaciones, la incidencia del sobrepreso va cada vez a más, y ya afecta a una cuarta parte de la población. El problema se agrava en los niños, donde la calificada epidemia del siglo XXI afecta a más del 20 por ciento. Por ejemplo, El Reina Sofía diagnostica dos casos de obesidad infantil al día, la mayoría por no tener una dieta adecuada y llevar una vida demasiado sedentaria. Sin embargo, las principales consecuencias de los kilos de más no son estéticas, sino que llegan a comprometer en serio la salud de los afectados. De hecho, detrás de las principales causas de muerte en España existe un exceso de kilos. Por ejemplo, la mitad de los infartos o ictus cerebrales o tres de cada cuatro casos graves de diabetes se deben a una mala alimentación. El sobrepeso también está relacionado con determinados tipos de cáncer. Para contrarrestar los efectos de una dieta inadecuada, el Ministerio de Sanidad y Consumo puso en marcha en 2005 la estrategia NAOS, un proyecto que persigue fomentar un estilo de vida saludable. Según este informe, un niño con más kilos de los que le corresponde puede fallecer entre seis y siete años antes que otra persona que esté sana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios