Las precipitaciones de la última semana consiguen recuperar el cultivo de cereal

  • La Consejería de Agricultura insiste en que las lluvias han contribuido a aliviar el estrés hídrico que empezaban a sentir zonas sembradas de trigo y a renacer la hierba de dehesa para la ganadería

LOS 100 litros por metro cuadrados de media que ha recibido el campo cordobés a consecuencia de las últimas precipitaciones han traído consigo la recuperación de los cereales de invierno, fundamentalmente del trigo, según detalla la Delegación de Agricultura de la Junta en Córdoba en su último informe de coyuntura. Hace tan sólo una semana, Agricultura alertaba de que esos cereales comenzaban a mostrar síntomas de estrés hídrico. Ahora, la Administración andaluza sostiene que esas lluvias también han servido para remediar "en buena parte" incluso a las siembras de cereales de invierno que habían sufrido daños por las heladas.

"Las incidencia de la meteorología sobre el sector agropecuario de la provincia no ha podido ser más favorable beneficiando también a la ganadería extensiva", detalla el informe, que añade que "la preocupante coyuntura de la ganadería extensiva, tanto en la Sierra como en Los Pedroches se ha visto aliviada, puesto que la hierba de la dehesa se encontraba muy atrasada debido a la falta de humedad". Desde Agricultura insisten en que la recuperación total de esas hierbas se espera para dentro de unas semanas.

El informe reseña que "ha llovido lo que tiene que llover en el campo, de forma constante, abundante, persistente, pausada y beneficiosa; coincidiendo o anticipándose a las fases más críticas de cultivos como los cereales y el olivar". El documento reseña que en el caso del árbol de la aceituna, "el cultivo más importante económicamente de la provincia, las precipitaciones han llegado justo antes de la floración".

Respecto al daño que las fuertes precipitaciones han podido provocar en los campos, el informe de coyuntura agraria subraya que no han existido incidencias desfavorables que destacar, "a excepción de caídas de árboles por el fuerte viento y alguna inundación localizada en zonas bajas y huertas, en su mayoría por el mal estado de conservación en el que se encuentran los arroyos". El documento señala asimismo que están prácticamente ultimadas las siembras de girasol, "las más tempranas, que mostraban germinación irregular con líneos no nacidos, se recuperarán de inmediato tras las recientes precipitaciones". También subraya que los garbanzos, cuyas sembraduras se venían desarrollando con normalidad, han recibido las generosas lluvias en buen estado vegetativo, "por lo que con toda probabilidad, y tan pronto como el tiempo lo permita, se realizarán los tratamientos fungicidas para el control de enfermedades como la rabia", recalca el informe.

Además, el documento semanal de la Administración autonómica reseña que los daños que las heladas han provocado en otros cultivos como las habas no han sido tan graves como en un principio se pensaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios