Un policía local se enfrenta a dos años por atropellar a una anciana

  • El suceso se produjo en febrero del año pasado junto al Consistorio montillano

Comentarios 3

La fatalidad encontró a Isabel Jiménez Cabana, de 83 años, cuando se dirigía a consultar unas esquelas junto al Ayuntamiento de Montilla. El policía local que, supuestamente, la atropelló mortalmente se enfrenta ahora a dos años y medio de prisión y a la retirada del carné de conducir durante tres años por un presunto homicidio imprudente, según reclama la acusación particular. La Fiscalía Provincial de Córdoba, por su parte, considera los hechos como una falta de imprudencia simple, por la que pide que el agente pague 4.300 euros.

El suceso, que ocurrió en pleno centro de Montilla, en la calle Puerta de Aguilar, despertó a la localidad de la campiña el 4 de febrero del año pasado y estuvo marcado desde el principio por la incógnita, pues se barajó que la mujer fue atropellada por un conductor que se dio a la fuga y que el policía, minutos después, pasó por encima del cadáver. La investigación que el juez instructor depositó en la Guardia Civil descubrió, días después, que sólo un vehículo atropelló a la mujer: un coche patrulla de la Policía Local montillana a cuyo volante iba F. G. S., el agente procesado.

La acusación particular sostiene en su informe que el agente salió de la Jefatura con la intención de montar en el vehículo policial, que se hallaba estacionado en batería ante la fachada del Ayuntamiento. Tras adecuarse el asiento y los espejos, "no se percató de que por la derecha se acercaba una peatón" que se dirigía a mirar unas esquelas, "rozándola y golpeándola a la altura de la cadera y haciéndola caer al suelo".

La víctima quedó tendida sobre el asfalto, boca arriba, pero el agente continuó con su "desatenta conducción" y pasó las ruedas del coche por el lado derecho del cuerpo. Al percatarse de que se había topado con un obstáculo, el uniformado se apeó del vehículo y se encontró "con las piernas de la señora". La mujer falleció horas después en el Hospital Comarcal de Montilla y, durante los días siguientes, se barajaron diversas hipótesis sobre el atropello, de cuya investigación se encargó el propio policía local. El agente F. G. S. realizó la inspección ocular y participó en las declaraciones con el objeto de "hacer valer sus hipótesis", según la acusación particular. Días más tarde, el juzgado encomendó a la Guardia Civil la investigación, que apuntó al policía local como supuesto responsable del deceso de la octogenaria.

La muerte de Isabel Jiménez creó gran consternación en la localidad debido a los datos contradictorios que durante las primeras horas se barajaron. Así, la hipótesis principal defendida por el entonces teniente de alcalde de Seguridad Ciudadana y Tráfico, José Santiago Aguayo, de Izquierda Unida, era que un conductor atropelló a la mujer y se dio a la fuga. Aguayo, que calificó el suceso como "hecho fortuito y desafortunado", abrió una investigación para aclarar los hechos. Las patrullas de la Policía Local iniciaron, sin éxito, una investigación para encontrar posibles testigos del suceso e, incluso, pusieron sobre la pista a los talleres de vehículos de la comarca por si atendían a algún conductor que resultase sospechoso. Las pesquisas, claro están, no obtuvieron ningún resultado.

La vista oral para aclarar la muerte de Isabel Jiménez está previsto para el mes de enero del próximo año, apuntaron fuentes judiciales. Aguayo destacó en su día que el agente procesado se mostró profundamente consternado por los hechos y trabajó activamente con ánimo de que el suceso se resolviera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios