solidaridad

Un plato de migas para la esperanza

  • La Fundación de Hermanos de la Cruz Blanca se muestra confiada en " la buena voluntad de la Junta y el Ayuntamiento" para financiar los programas en peligro por el cambio del 0,7 del IRPF

Las autoridades esperan sus platos de migas junto a Isidoro Macías, conocido como Padre Patera. Las autoridades esperan sus platos de migas junto a Isidoro Macías, conocido como Padre Patera.

Las autoridades esperan sus platos de migas junto a Isidoro Macías, conocido como Padre Patera. / R. Gráfico: Juan Ayala

Un centenar de kilos de migas se degustaron ayer durante el ya más que tradicional acto de confraternidad que cada finales de año organiza la Asociación Amigos de los Hermanos de la Cruz Blanca. "Ya van unos 17 o 18 años celebrándolo", detalló el presidente de la asociación, Miguel Ángel Caracuel. Y como ocurre año tras año, al acto asistieron numerosas autoridades, voluntarios y colaboradores con el objetivo de "mostrar su apoyo y cariño a los hermanos franciscanos y a los asistidos", tal y como destacaron los organizadores, un colectivo que tiene ya casi cuatro décadas de vida, "un grupo de amigos, laicos, cuya misión es intentar buscar recursos para realizar actividades que completen un poco la vida de estos chavales que están acogidos en la Casa Familiar San Francisco de Asís", relató el presidente de la asociación. En la casa hay 54 asistidos internos y diez de centro de día, tal y como detalló Caracuel. "Desde la asociación buscamos un plus para llevar a los niños al Camino de Santiago, Lourdes o Fátima, por ejemplo, buscamos un plus que esas vidas requieren", insistió la persona que desde hace 16 años preside un colectivo integrado "por unos 400 miembros", dijo. "Este es un día de celebración para dar las gracias a todo el mundo, a todas las personas que han colaborado con nosotros", puntualizó.

Los platos y platos de migas se despachaban en un encuentro en el que la actualidad mandaba, por lo que, al contrario de lo que ha ocurrido otros años, se habló de los dos proyectos de marcado carácter social que la Fundación Hermanos de la Cruz Blanca lleva a cabo en Córdoba y que caminan sobre el alambre tras el cambio de criterio a la hora del reparto del 0,7% del IRPF. Uno de ellos se denomina Entabán y está dirigido a personas en situación de desempleo, a quienes ofrece un itinerario individualizado de inserción para personas excluidas o en riesgo de exclusión; desde que se puso en marcha el pasado mes de agosto, han sido casi un centenar de personas las que han recibido asesoramiento y acceso al empleo. Mientras que el segundo de estos programas es el de emergencia social, desde el que se gestionan ayudas económicas para familias en situación de vulnerabilidad y con el que se ha ayudado ya más de medio centenar de esas familias, la mayoría con más de dos menores a cargo. Se trata de ayudas destinadas a alimentación, higiene, alquiler, suministros, farmacia y otras para cubrir las necesidades básicas detectadas. "Ese cambio en el criterio de reparto del IRPF nos afecta muchísimo. Suponemos que contamos con la buena voluntad de la Junta y de los ayuntamientos para, a través de otros programas, poder subvencionar lo que hasta ahora estábamos haciendo, los programas de urgencia social y los programas de empleo", insistió el presidente de la Fundación Hermanos de la Cruz Blanca, Miguel López. "Si no recibimos otro tipo de ayuda, desgraciadamente las personas a las que se les ayuda con esos programas se verían gravemente perjudicados", destacó López, quien insistió en que con ambos programas se ha ayudado ya en sólo seis meses a "327 personas". La alcaldesa, Isabel Ambrosio, también habló del asunto defendiendo la colaboración público-privada. "Creo que hay que seguir buscando oportunidades para que desde la colaboración público-privada podamos llegar mejor donde no estamos llegando ahora mismo", sentenció la regidora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios