El plan de respiro familiar registra 400 estancias en lo que va de año

  • El objetivo es servir de apoyo a los familiares en su tarea de cuidadores

El programa de Apoyo y Respiro Familiar de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía ha registrado en lo que va de año 400 estancias, de las que 325 han sido de mayores de 65 años y el resto de personas discapacitadas. Este plan consiste en acoger a personas que requieren una atención permanente cuando los familiares y cuidadores que asumen su atención no pueden hacerlo. Los motivos para solicitar una plaza en uno de los centros residenciales suscritos a este programa son muy diversos, y van desde la hospitalización o enfermedad de los cuidadores hasta la toma de vacaciones o descanso de éstos, emergencias y otras circunstancias análogas.

La atención que se presta a los beneficiarios de este programa en los centros de la capital y de la provincia es integral, por lo que incluye servicios de manutención, ayuda en las actividades de la vida diaria, terapia ocupacional y acompañamiento, además de otros que mejoren o mantengan su nivel de autonomía. El número de solicitudes se mantiene constante con respecto al pasado año, en el que se registraron 1.000 estancias de mayores y 410 de discapacitados a lo largo de todo el 2007.

El objetivo de este programa es colaborar y servir de apoyo a las familias de la Comunidad andaluza en las tareas de atención que prestan a familiares que necesitan un cuidado permanente. Así, el plan de Respiro Familiar ofrece la acogida en régimen de internado y en periodos que oscilan entre veinticuatro horas y un mes, aunque el tiempo de permanencia se puede ampliar hasta tres meses en función de las necesidades que tengan los usuarios.

La Consejería para la Igualdad y Bienestar Social invirtió el pasado año 878.000 euros en concertar plazas para el programa de Respiro Familiar para mayores, cifra que se ha mantenido similar este año. Respecto a las plazas para discapacitados el presupuesto fue de algo más de 137.000 euros.

La Junta de Andalucía tiene un sistema de bonificación para las personas beneficiarias de este plan. De este modo, los usuarios no aportarán nunca más del 90% del coste total de la plaza. La cuota que abonará el usuario se calculará aplicando un porcentaje sobre la totalidad de ingresos líquidos de esa persona, que en el caso del respiro familiar es del 75% de los ingresos.

La solicitud para ingresar en este programa puede recogerse en las mismas residencias donde se desarrollan los programas de respiro familiar o en la web www.juntadeandalucia.es/igualdadybienestarsocial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios