La piscina de Poniente abrirá en 2009 con tres años de retraso

  • El hallazgo de restos arqueológicos y la mejora del proyecto incrementan en un 25% el presupuesto, que se sitúa ya en cerca de cuatro millones de euros

Los vecinos de Poniente contarán con una piscina cubierta -una de sus principales reivindicaciones- en 2009. Éste es el compromiso que contrajeron ayer tanto la alcaldesa, Rosa Aguilar, como el director general de Tecnología e Infraestructuras Deportivas de la Junta, Leonardo Chaves, en el acto institucional de colocación de la primera piedra de estas instalaciones, situadas en las proximidades del centro comercial Zoco. Este equipamiento llegará, sin embargo, con algo más de tres años de retraso, ya que la propuesta inicial de los Gobiernos local y autonómico consistía en que las obras comenzaran entre 2003 y 2004 para que la piscina estuviera en uso a partir de 2006. El motivo de la demora, como apuntó la regidora, se debe básicamente al hallazgo de restos arqueológicos en la zona de la actuación.

Al margen de justificar el retraso sufrido en el comienzo de la intervención, la alcaldesa también se refirió a la modificación presupuestaria. En concreto, las instalaciones costarán cerca de cuatro millones de euros, un 25 por ciento más de la inversión prevista cuando se dio a conocer el primer diseño de la piscina de Poniente. Aparte de sortear los restos arqueológicos, el principal motivo del incremento del gasto, el nuevo proyecto también incorpora algunas mejoras y nuevos equipamientos. Junto a las dos piscinas que van a construir, una de uso polivalente y otra destinada a la enseñanza, el centro también cuenta con espacios SPA, compuestos por saunas, salas de jacuzzi, de estética y algunos baños termales, así como un gimnasio.

Sobre el plazo de ejecución de las obras, que acometerá la empresa constructora Anfrasa, el responsable del Gobierno andaluz manifestó que es de 18 meses, por lo que, si no surgen imprevistos, la piscina estará en funcionamiento a finales de la primavera de 2009. La alcaldesa, por su parte, manifestó que el comienzo de la intervención es "inminente", una vez que se han superados totalmente los obstáculos que han surgido desde que ambas administraciones dieron a conocer este proyecto deportivo.

Chaves se refirió asimismo a los cambios técnicos que ha habido, en concreto a los que tienen que ver con la cimentación de las instalaciones. Así las cosas, en lugar de los pilotes que estaban ideados para soportar la estructura, la redefinición del proyecto incorpora unas placas. Los motivos del cambio, según el director general de tecnología e Infraestructuras Deportivas, no son más que la "protección de los restos arqueológicos que se han encontrado en este enclave".

Esta piscina guarda algunas similitudes con la de Lepanto, construida en la avenida de Rabanales, ya que cuenta con capacidad para ocho calles y una zona de enseñanza. En cuanto a la longitud, la piscina es igualmente de 25 metros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios