Siete personas resultan intoxicadas en un incendio en el Guadalquivir

  • El siniestro se produjo a primera hora de la mañana en una primera planta de la urbanización Los Jardines y tuvo su origen, al parecer, en una mesa camilla

Siete personas necesitaron ayer asistencia médica por crisis de ansiedad e inhalación de humos como consecuencia de un incendio que arrasó un piso ubicado en la urbanización Los Jardines, en la calle Libertador Hidalgo Castilla, en el barrio Guadalquivir. Fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias (Cecem) 112 informaron de que el incendio se produjo sobre las 07:50 y tuvo su origen, según fuentes vecinales, en el brasero de una mesa camilla. En pocos segundos, las llamas se propagaron por el salón y llegaron al resto de dependencias de la vivienda, que quedó totalmente calcinada.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron agentes de la Policía Local y del Cuerpo Nacional de Policía, así como un dispositivo de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) 061 y efectivos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS). Los siete afectados, tras recibir primeros auxilios en el lugar del suceso, fueron trasladados al Hospital Universitario Reina Sofía y al centro de la Cruz Roja, donde recibieron el alta médica a lo largo del día.

El incendio quedó extinguido sobre las 08:40 y afectó a las tres plantas del inmueble, donde residen otras tantas familias. Además, por precaución, fueron evacuados los ocupantes de un edificio colindante al siniestrado. Estas viviendas, no obstante, no resultaron afectadas, ni los inquilinos tuvieron que ser asistidos por los facultativos.

El incendio provocó escenas de pánico en el interior de la urbanización Los Jardines. "Nos estábamos levantando cuando oímos a una vecina pegar unas voces tremendas", revivió ayer a mediodía Francisco Ruano, un vecino de la segunda planta del bloque siniestrado. El propietario bajó a la planta inferior para averiguar cuál era el origen de los gritos y, cuando la vecina abrió la puerta, vio cómo la mesa camilla era engullida por una bola de fuego. "Salí de allí gritando para alertar al resto de los vecinos y volví a mi piso a por mi mujer y mis dos hijos", narró. Pero la prontitud con la que se propagaron las llamas y la espesa nube de humo que inundó el inmueble impidieron que la familia pudiera salir al exterior.

"Decidimos refugiarnos en el último dormitorio de la casa. Cerramos la puerta y abrimos la ventana para poder respirar mejor", contó. Los bomberos, ayudados con una escala, rescataron a los cuatros miembros de la familia, mientras que el resto de inquilinos del inmueble salió por su propio pie. Pasado el mediodía, y después de que el SEIS constatara que la estructura del inmueble no corría riesgo de derrumbe, los vecinos pudieron volver a su casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios