El paso de las generaciones

  • Alumnos del Luis de Góngora estudian la evolución de las familias tras la guerra

De familias numerosas a familias monoparentales; de buscar trabajo fuera de España para sobrevivir a ser un país receptor de inmigrantes; de salir a pasear sin gastar dinero a tener una inmensa oferta de ocio. Todos estos cambios sociales y económicos son los que han comprobado con su estudio un grupo de seis alumnos de primer curso de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) del instituto Luis de Góngora y que, además, han representado a España en el tercer Encuentro Multilateral Escolar Comenius, que se ha celebrado en la ciudad polaca de Zory.

El encargado de fomentar la iniciativa y la participación de los alumnos ha sido el coordinador de la sección Bilingüe del Luis de Góngora, César Morales, quien ayer destacó la importancia del proyecto, ya que ha permitido a los estudiantes, de apenas 12 años, conocer los entresijos de la historia de sus familias desde la Guerra Civil hasta nuestros días. Para ello, los pequeños han tenido que rebuscar entre las fotografías de sus familias y preguntar a sus parientes más cercanos para elaborar sus presentaciones. Como conclusiones, los alumnos han comprobado la precariedad y las diferencias sociales que existían en Córdoba hace apenas 60 años. El grupo presentó los resultados del estudio que se han producido en el seno de las familias cordobesas en las tres últimas generaciones y han podido comprobar, además, la evolución que ha sufrido Europa en gran parte del siglo XX.

Uno de los aspectos que más ha llamado la atención a los alumnos, apuntó Morales, ha sido "las altas tasas de desempleo que había en la época de sus abuelos y que tampoco existiera el derecho a la jubilación", además de que "las mujeres casadas no trabajaban". Esta situación comenzó a cambiar, poco a poco, en la década de los años 60 y 70, ya que las madres de algunos de estos alumnos sí pudieron incorporarse al mercado laboral. Otro de los aspectos que también han causado más sensación ha sido comprobar que sus abuelos vivían en casas de vecinos sin apenas mobiliario, mientras que la de sus padres eran pisos más confortables. Ahora, apuntó el profesor, "sus familias tienen incluso una segunda vivienda, algo impensable hace 60 años".

Para comprobar la veracidad de todos estos datos, el programa Comenius ha repartido una serie de cuestionarios a las familias de los alumnos, cuyos resultados finales se darán a conocer el próximo mes de marzo. El instituto Luis de Góngora acogerá en estas fechas un encuentro al que asistirán alumnos del Reino Unido, Polonia, Chipre y Alemania que participan en el mismo programa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios