Un paciente agrede a su médico por el retraso en una visita domiciliaria

  • El facultativo, del centro de salud de la Fuensanta, fue insultado y empujado

Comentarios 4

Un médico del centro de salud de la Fuensanta denunció ayer a un paciente por una agresión que tuvo lugar supuestamente cuando acudió a su domicilio a asistirlo. El suceso se produjo sobre las 13:30 del martes, confirmó ayer la Delegación del Gobierno de la Junta. El facultativo, que pasaba consulta, recibió sobre las 11:00 la llamada de un paciente para que lo asistiera en su domicilio. El médico le preguntó si se trataba de una urgencia y el enfermo dijo que podía esperar.

Cuando llegó a su casa, sin embargo, reaccionó de forma violenta, detalló el Sindicato Médico (Simec). El especialista fue objeto de numerosos insultos hasta que, en un determinado momento, el paciente se abalanzó sobre él y, supuestamente, le propinó un empujón. El portavoz del Simec, Manuel Molina, condenó "cualquier tipo de violencia" contra en el sector sanitario y denunció que la situación empeora en verano por la falta de recursos.

El Distrito Sanitario Córdoba de Atención Primaria informó de que activó el protocolo correspondiente ante este tipo de agresiones que comprende, entre otras medidas, la asistencia jurídica inmediata a la víctima. El Distrito expresó su repulsa tanto por la agresión física como por la verbal y mostró su apoyo al médico, especialista en Medicina de Familia y Comunitaria.

La Consejería siempre activa este protocolo de actuación en el momento en el que se notifica una agresión en un centro sanitario y ofrece al personal agredido apoyo jurídico y psicológico, así como la posibilidad de favorecer su traslado a otro centro si lo solicita. El plan también establece un protocolo de actuación en el que se recomienda a los profesionales qué hacer ante una agresión.

Lo aconsejable -recordó la Delegación- es que los profesionales sanitarios que se vean envueltos en un episodio violento soliciten ayuda a una tercera persona para manejar la situación y que, al mismo tiempo, puedan tener testigos de los hechos. Si la situación se encona, la Junta recomienda "avisar a los cuerpos de seguridad para que se personen en el centro" y, a continuación, notificar el incidente al responsable.

El Distrito Sanitario destacó que, fruto de este plan, se ha logrado que las condenas relacionadas con las agresiones sufridas por los profesionales sanitarios en los centros de salud públicos incluyan la tipificación de delito de atentado, y no sólo de lesiones o una mera falta. La prevención de situaciones de conflictividad, la concienciación social y la formación son algunos de los "ejes fundamentales" del citado plan, destacó la Consejería.

Pese a todos los esfuerzos, las agresiones en los hospitales y los centros de salud son un hecho habitual, hasta el punto de que durante el primer semestre se registraron 32 incidentes en Córdoba, de los que 13 fueron agresiones físicas -el 40,6%-, según la información facilitada hace unas semanas por CCOO.

El documento recoge datos desde 2007, año en el que se registraron 118 incidentes -42 físicos y 76 verbales-. Un año después, las agresiones se redujeron hasta las 97 en los centros hospitalarios de la provincia, mientras que en 2009 se incrementaron de nuevo y alcanzaron las 112. El año pasado, la situación mejoró levemente al registrarse 87 agresiones, de las que 25 fueron físicas y 62 de carácter verbal. Así las cosas, en los últimos cuatros años los hospitales y centros de salud han contabilizado un total de 446 incidentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios