La originalidad, a tan sólo un 'clic'

  • Algunas tiendas virtuales ofrecen artículos insólitos pensados para aquellos a los que es difícil sorprender

Los que crean que en cuestión de regalos está todo inventado, se equivocan. Y lo hacen más aún aquellos que consideran que la originalidad está reñida con la accesibilidad. Eso sí, para ello puede resultar necesario alejarse de los circuitos tradicionales de compra y recurrir a uno de los enclaves cada vez más visitados para adquirir artículos: internet.

Para los que sienten fascinación por la tecnología, la Red permite hallar los productos de último modelo, así como aquellos que se alejan de lo convencional, en páginas como www.4frags.com o www.thinkgeek.com -geek es un término inglés que hace alusión a los amantes de la informática y la tecnología-. En esta última web se ofertan también libros, artículos de decoración y una línea de juguetes: todo con el sello geek, eso sí. Un anillo con enganches para piezas Lego, una bicicleta con batería incorporada o un reloj con pantalla de papel electrónico: es sólo una muestra de los miles de artículos que se pueden encontrar en www.nomepuedocreer.com/quelohayaninventado, un portal que resulta de paso obligado para aquellos que priman los objetos extravagantes y el diseño arriesgado. "Lo que me gusta de este tipo de páginas es que se salen de lo usual. Encuentras cosas ingeniosas, pero que no por ello pierden su utilidad", argumenta David de los Llanos, visitante asiduo de los citados espacios, que adquirió hace días una cafetera portátil a un precio más que razonable.

La principal ventaja de los e-commerce o tiendas de comercio electrónico es que la compra se realiza sin salir de casa y, la mayoría de las veces, por un valor inferior al que adquiere en el mercado. La pasada Navidad, Álvaro Saco ahorró 120 euros en el regalo de su padre. Hacer la búsqueda en la Red le permitió encontrar un ejemplar del modelo de GPS que quería en EEUU a un precio una cuarta parte inferior al que tenía en las tiendas. La posibilidad de que la mercancía viaje desde el fabricante al cliente directamente suprime el incremento en el precio que suponen los intermediarios. Sólo hay que abonar los gastos de envío, pese a lo cual, y aunque el artículo provenga del extranjero, la transacción merece la pena.

Eso sí, a la hora de hacer encargos en internet, Álvaro recomienda hacerlo con tiempo de antelación prudencial, ya que un pedido suele tardar entre 2 y 10 días, dependiendo del país de procedencia del mismo. Incluso en internet, "la inmediatez se paga a un precio muy alto", advierte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios