Los organizadores de cotillones se quejan de la lentitud de Urbanismo

  • La Gerencia asegura que el retraso en la autorización de las fiestas de Nochevieja se debe a que las empresas han aportado documentación errónea o muy tarde

Los organizadores de los siete cotillones pendientes de licencia mostraron ayer sus quejas contra Urbanismo cuando el organismo municipal les informó de que, lo más probable, es que recibieran el permiso definitivo para su celebración el día 30 de diciembre. La mayor parte de las sociedades mercantiles que se dedican a estos menesteres mandaron ayer a sus representantes para preguntar por la marcha de sus expedientes. Se encontraron con que en la Gerencia no había practicamente nadie y que los plazos que les daban hacia prácticamente inviable la celebración de las fiestas nocturnas. Urbanismo niega que el retraso sea imputable a su trabajo en exclusiva.

El organismo local autoriza cada año las fiestas de Nochevieja que se realizan fuera de lugares donde, habitualmente, se desarrollan actividades de ocio. Se trata de expedientes donde se ha de entregar mucha documentación en poco tiempo, donde se subsanan los errores sobre la marcha y con la presión de las fechas. En teoría, la autorización de Urbanismo implica que los organizadores de las fiestas reciben los tacos de entradas oficiales sellados por la institución municipal, que son las únicas válidas.

Dado el poco tiempo que existe, las empresas que organizan los cotillones venden a sus clientes unas reservas y, cuando disponen de las entradas oficiales, las cambian por los documentos sellados. "Nos han dicho que obtendríamos los permisos el mismo día 30, con lo que tenemos una sola jornada para cambiar las reservas por entradas", afirmaba un organizador de cotillones. Ayer, laborable, fue un día prácticamente festivo en la mayoría de las administraciones públicas, que se han quedado sin personal tras el parón que suponen los cuatro sin actividad de esta semana (los días 24 y 25 de diciembre más el fin de semana).

Urbanismo rompió ayer su costumbre de anunciar en bloque todas las fiestas que se autorizan cada año. La política del organismo siempre ha sido que, para no generar problemas de comercialización de las fiestas, se anunciara toda la lista de cotillones a la vez. Ayer, se optó por cambiar de táctica. Se autorizó en solitario la única fiesta que tenía el informe positivo de los funcionarios y contaba con toda la documentación: la que se celebrará en Las Adelfas. Además, se ofreció un estado detallado de cada uno de los expedientes. Un organizador de cotillones explicaba ayer los problemas que genera no contar con la autorización y enfrentarse, en algún caso, a una hipotética negativa municipal de última hora a dar su visto bueno a la fiesta cuando ya se han reservado los locales o se han contratado los servicios que se van a ofrecer a los clientes.

Urbanismo alega que muchos organizadores de cotillones estaban entregando documentación ayer mismo y que, en ese caso, resulta imposible ofrecer una autorización con el trabajo que conlleva. Los organizadores aseguran que, en algunas ocasiones, los papeles llevan en la Gerencia desde mediados de mes. Urbanismo responde que ha encontrado problemas de fondo en algunos de los casos.

7

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios