Pleno municipal · El centro de congresos aún acapara el debate político

La oferta de Koolhaas sólo habla de cifras y no del nuevo Palacio del Sur

  • El Ayuntamiento reprocha al arquitecto que fije un precio a su trabajo, que está en torno a los dos millones, sin aclarar los cambios que pretende hacer en el proyecto · No se descarta prescindir de sus servicios

Comentarios 4

Las conversaciones abiertas entre el Ayuntamiento y la oficina de Rem Koolhaas –OMA– podrían concluir con la salida del afamado arquitecto del proyecto conocido como Palacio del Sur en el caso de que las partes no cedan en las posiciones que, actualmente, están encima de la mesa de negociaciones. Las pretensiones económicas del equipo holandés, expresadas en varias propuestas cruzadas con el Consistorio, son vistas con enorme recelo por el gobierno municipal si no se aclaran todos y cada uno de los aspectos relativos al papel de la oficina holandesa sobre el proyecto estrella de la ciudad.

Dos comisiones técnicas formada por cada una de las partes trabajan para intentar llegar a un acuerdo, toda vez que las primeras cifras que han llegado de Holanda resultaban inaceptables para el Consistorio. Fuentes consultadas por este periódico, aseguraron que OMA empezó pidiendo dos millones de euros por el mero hecho de reformar el proyecto (más los tres millones cobrados por Ferrovial en concepto de ejecución, que tendrá que abonar el Ayuntamiento, y el dinero que costó el proyecto básico). Esa primera propuesta fue rechazada y luego se han puesto otras sobre la mesa a las que tampoco se les ha dado el visto bueno.

A esa cantidad habría que sumar los emolumentos que tendrían que pagarse por la dirección de obra, que OMA se niega a ceder –como sucede con todos los despachos de arquitectura de prestigio– pese a los intentos del Consistorio. Ésta es una cifra fundamental dentro de las negociaciones abiertas entre Rotterdam y Córdoba. La cantidad que se exija desde Holanda condicionará en buena medida la participación del equipo internacional en el diseño del centro de congresos.

Una de las cuestiones que más llaman la atención de las negociaciones es que se esté hablando de lo que se cobrará y no del objeto por el que se cobrará. Es decir, Koolhaas y su gente aún no han informado sobre los retoques que sufriría el Palacio en virtud a las peticiones municipales. Así, piden por algo que todavía no se sabe qué es. Las fuentes, en principio, dan por hecho que OMA ha entendido que las limitaciones impuestas por la alcaldesa serán asumidas a rajatabla. Un portavoz de la oficina holandesa reconoció ayer que sus arquitectos se encuentran en pleno proceso de aportación de ideas para ver de qué forma se puede cumplir con un programa distinto por una cantidad de alrededor de 70 millones. El Ayuntamiento se niega a tomar una decisión hasta tanto no disponga de todos los datos en su mano.

“No descartamos ninguna hipótesis”, aseguraban fuentes de la oficina que dirigen Rem Koolhaas y, en lo que concierne a este proyecto, su socia Ellen van Loon. Una de las propuestas es revisar el diseño del Palacio del Sur para eliminar el hotel y adaptar la construcción a un auditorio más grande (de 1.300 a 2.000 plazas), una planta más de subterráneo y espacio para habilitar una sede para la orquesta. Otra de las alternativas, se reconoce desde Holanda, es plantear un proyecto absolutamente distinto. Ese extremo,  el de rehacer los planos por tercera vez, es el que menos gustó en la institución municipal, que está curada de espanto después de que la reforma de 2004-2005 acabara con un incremento presupuestario del proyecto que, a la postre, ha resultado inasumible.

Hoy, el gobierno tiene una cita a primera hora de la mañana para transmitir información y cambiar impresiones. El portavoz socialista y primer teniente de alcalde, Rafael Blanco, se ha quejado continuamente en el seno del equipo municipal de que no ha contado con información de las evoluciones de este proyecto. En la reunión de hoy, Aguilar y su teniente de alcalde de Urbanismo, Andrés Ocaña, pretenden comentar los datos de las reuniones y las propuestas debatidas entre las dos comisiones técnicas en una cuestión sobre la que no existe una postura unitaria en el cogobierno.

La alcaldesa se comprometió ayer a convocar una junta de portavoces con los tres partidos del Pleno cuando se tenga de una propuesta final, tanto en el sentido de contratar a Rem Koolhaas como en la de prescindir de sus servicios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios