El obispo deja que las dos costaleras de Los Dolores sigan en su cuadrilla

  • La Iglesia respetará, de ahora en adelante, la voluntad de las hermandades, aunque decide que la cofradía servita mantenga a estas dos mujeres al haberse permitido su presencia con anterioridad

Comentarios 0

Finalmente la Hermandad de los Dolores tendrá que admitir a las dos costaleras que en la pasada Semana Santa trataron de formar parte de la cuadrilla masculina que cada año lleva a la Virgen. Así lo informaron a el Día las fuentes consultadas, que señalaron que el Obispado adoptó esta decisión hace algunas semanas, aunque optó por esperar a que la asamblea general de la cofradía servita se pronunciara a este respecto -la sesión ordinaria se celebró anteayer por la mañana-. No obstante, el visto bueno episcopal para que hombres y mujeres compartan trabajaderas tiene algunos matices. La curia cordobesa tan sólo permitirá que estas dos costaleras integren la cuadrilla masculina porque la junta de gobierno precedente, encabezada por Rafael Urbano, lo consintió durante los últimos años.

Las costaleras María Jesús Castón y Elisa Márquez -con las que este periódico trato de contactar ayer sin éxito en repetidas ocasiones- son, por tanto, dos casos excepcionales que tendrá que asumir la cofradía radicada en la plaza de Capuchinos hasta que ellas decidan abandonar la cuadrilla. Una vez que ellas salgan del cuerpo de costaleros de Los Dolores ya no habrá más cuadrilla mixta, puesto que así lo decidió por mayoría la asamblea general de hermanos este domingo. En concreto, la nueva regulación del Obispado -primera en este capítulo- mantiene que las hermandades son soberanas para reglamentar sobre la entrada de hombres y mujeres en sus cuadrillas.

El Obispado no ha faltado así a su compromiso de regular sobre la posibilidad de que las hermandades creen cuadrillas mixtas de costaleros, algo que dijo que iba a normalizar al término de la pasada Semana Santa después de que la junta de gobierno -que en la actualidad encabeza Manuel Herreros- se opusiera a que estas dos costaleras volvieran a formar parte de la cuadrilla de la Virgen junto al resto de hombres. Este asunto se convirtió en el más polémico de la Cuaresma cordobesa y hasta llegó a incluirse en los informativos y mesas de debate de cobertura nacional.

La negativa de los dirigentes de la cofradía servita a aceptar a Elisa Márquez y María Jesús Castón provocó el rechazo de un sector de la hermandad, que no vio con buenos ojos que la junta de gobierno las excluyera de la cuadrilla tras varios años formando parte de ella. Este cisma interno fue el que llevó a la hermandad a incluir este asunto en el orden del día de la asamblea general para conocer la opinión de los hermanos. El Cabildo, al que acudieron 81 cofrades, deparó 53 votos en contra de que mujeres y hombres integren la misma cuadrilla. El resto se decantó a favor de la participación de ambos sexos bajo las trabajaderas.

Hasta ahora la Iglesia sólo se había posicionado en una ocasión sobre la conveniencia de las cuadrillas mixtas. Fue el delegado diocesano de cofradías, Pedro Soldado, quien manifestó que los grupos de hombres y mujeres parecían "un poco fuera de lugar".

más noticias de CÓRDOBA Ir a la sección Córdoba »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios