El 5% de los niños sufre hiperactividad o falta de atención

Detrás de muchas conductas irreflexivas, impulsivas o de falta de control de los niños se esconde un problema de origen neurológico que afecta al cinco por ciento de la población infantil. El llamado Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) puede ocasionar serios problemas en el desarrollo del pequeño, por lo que su detección precoz y la indicación del tratamiento más adecuado -tanto farmacológico como terapéutico- son determinantes en el control de esta patología. Ésta fue una de las conclusiones de la sesión formativa sobre TDAH a medios de comunicación organizada ayer por la industria farmacéutica Lilly en el hotel NH Amistad.

El jefe del Servicio de Neuropediatría del Hospital La Zarzuela de Madrid, el doctor Alberto Fernández-Jaén, estimó que en España existen un 300.000 niños con este problema, y apostó por un abordaje "multimodal" para llegar a un diagnóstico certero. La impulsividad y falta de control propias del trastorno, una de las patologías más estudiadas en el ámbito de la Neurología, causan problemas en las relaciones familiares y sociales, además de una disminución del rendimiento académico que frecuentemente desemboca en fracaso escolar.

Mercedes del Fresno, madre de dos niños de 12 y 14 años con este trastorno, insistió en la sesión de trabajo que son habituales comportamientos negativos, una actitud desafiante, desobediencia e, incluso, problemas de conducta mayores, de ahí la importancia de conocer pronto el trastorno con el fin de poner solución cuanto antes. Reconoció la importancia del entorno escolar del pequeño para su desarrollo social, y reclamó una mayor implicación de todos los equipos educativos. La jefa de Sección de Psiquiatría y Psicología del hospital madrileño Gregorio Marañón, la doctora María Jesús Mardomingo, abordó los factores biológicos y psicosociales que intervienen en este proceso, al que calificó como "complejo".

En el niño con TDAH existe una producción irregular de dopamina y noradrenalina, dos neurotransmisores necesarios para que exista una conexión correcta de las neuronas. Se trata de un trastorno crónico que se manifiesta antes de los siete años. A lo largo del crecimiento, los síntomas pueden cambiar o disminuir, aunque los expertos estiman que ocho de cada diez afectados continuarán presentando problemas en la adolescencia y entre el 30 y el 35 por ciento en la edad adulta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios