Bartolomé Vargas. fiscal de sala coordinador de Seguridad Vial

"Las multas no son una medida recaudatoria, son una consecuencia directa de la ley"

  • De familia de abogados, el jurista defiende la ley actual de seguridad vial e insiste en la importancia de la educación para hacer llegar que los delitos en este ámbito no son menores

Bartolomé Vargas posa en el Rectorado de la Universidad de Córdoba (UCO). Bartolomé Vargas posa en el Rectorado de la Universidad de Córdoba (UCO).

Bartolomé Vargas posa en el Rectorado de la Universidad de Córdoba (UCO). / reportaje gráfico: jordi vidal

El apellido Vargas seguido del nombre de Bartolomé significa justicia y derecho. Hijo del prestigioso abogado cordobés Bartolomé Vargas Escobar, ya fallecido, Bartolomé Vargas Cabrera ha sido abogado fiscal en audiencias como las de Tenerife o Málaga, fiscal jefe en Guadalajara y fiscal del Tribunal Supremo (TS) en la Sección de lo Penal. Desde hace más de una década ostenta el cargo de fiscal de sala coordinador de Seguridad Vial. Las cosas han cambiado. Las carreteras se cobran, afortunadamente, menos vidas, la inversión en la red viaria avanza, poco a poco, y la concienciación es clave en la ciudadanía a la hora de coger el volante. Pasa por Córdoba con motivo de la celebración del Congreso Nacional de Agente Tutor, donde ofrece una ponencia que dura más que esta entrevista.

-Lleva más de diez años en el cargo, ¿ha visto mejorada la seguridad vial en España?

-La Seguridad Vial ha mejorado en nuestro país en los últimos diez años con el esfuerzo de todos, las instituciones y de las ciudadanos. Hemos conseguido unas cifras de siniestralidad que en el contexto europeo ocupan un lugar destacado, aunque nunca nos podemos conformar con esas cifras que esconden, no números, sino tragedias individuales y mucho sufrimiento. El objetivo de la Unión Europea es la cifra cero de accidentes de tráfico.

-En los últimos dos años se han registrado breves repuntes de los accidentes de tráfico con víctimas mortales, ¿por qué cree que ocurre esto?

-Han repuntado los accidentes en vías interurbanas, pero en este momento están igualando las cifras con las del año anterior. Siempre hay que esperar a final de año para hacer un balance global. En todo caso, lo importante es la aplicación de las estrategias europeas y mundiales para evitar la siniestralidad (educativas, preventivas y sancionatorias).

Bartolomé Vargas. Bartolomé Vargas.

Bartolomé Vargas.

-Ha dicho en alguna ocasión que el 90% de los accidentes son evitables, ¿lo sigue manteniendo?

-El 90% del 100% de los accidentes son evitables. Primero con la educación, en los colegios, en la familia, por los policías, a la hora de obtener el permiso de conducir, en las prórrogas, en la empresa, en la tercera edad. Son evitables con las estrategias preventivas respecto a la tecnología de los automóviles, su mejora y a la mejora del estado y mantenimiento de las vías. Y en tercer lugar, con la aplicación de las normas viales que encierran bienes jurídicos tan importantes como la solidaridad y el respeto a la vida e integridad física.

-Hay quienes achacan esos accidentes al estado de las carreteras, ¿cómo cree que se encuentra la red viaria española?

-La red viaria española ha experimentado una mejoría, sin duda, en los últimos 20 años. Tenemos unas buenas infraestructuras, lo que no quiere decir que no haya que estar atentos a su señalización y a su mantenimiento. Hay unos deberes de mantenimiento y conservación del estado de las vías. Por otra parte, el conductor también está obligado a adecuar su conducción y su velocidad al estado de la vía, es un deber que está en la Ley de Seguridad Vial. De manera que deben contrapesarse ambas perspectivas.

-En Córdoba hay un evidente ejemplo de los denominados puntos negros de las carreteras españolas, como es la N-432, ¿se une a las exigencias de quienes piden acometer su reforma?

-La N-432, como otras, está sometida a la vigilancia y a la inspección de las autoridades administrativas competentes. El hecho de que estén catalogadas con esa consideración de tramos de concentración de accidentes, o los conocidos como puntos negros, es señal de que hay concienciación sobre ella. Y lo que hay que hacer, con la colaboración de todos, es promover las correspondientes medidas para que se circule en ellas con la máxima seguridad.

-Respecto a las multas, ha insistido en que no son una medida recaudatoria, ¿por qué cree que tanta gente sigue creyendo que sí?

-Las multas no son una medida recaudatoria, son una consecuencia de la ley. La legislación prevé sanciones de multas cuando se cometen infracciones y al cometerse, las multas se imponen. Después el ciudadano tiene, como en un estado de derecho, la opción de recurrirlas y llevarlas a los tribunales. La gran mayoría se confirman, otras no, pero no se pueden decir que sean recaudatorias. Hay en países en los cuales exhibir un número elevado de multas significa que se actúa con mucha eficacia en la seguridad vial.

-Hay radares más ponemultas que otros, como es el caso del de la Cuesta del Espino, ¿por qué existen tantas diferencias entre unos y otros?

-Es muy compleja la ubicación de los radares, no es tan sencilla. Es una materia científica. Es comprensible que los ciudadanos discutan y se interesen por la seguridad vial, pero desde luego hay conocimientos científicos, estrategias complejas y complicadas, para la ubicación de los radares en un lugar o en otro. Estoy seguro de que los radares se ponen con la mejor intención posible y sobre todo con la intención de que se cumplan las normas. En todo caso, se pongan donde se pongan, la ley hay que cumplirla, el que no la cumple en ese tramo está vulnerando la ley. Que no se olvide ese importante matiz.

-¿Aboga por aumentar o rebajar la velocidad máxima en las carreteras? Como medida de ahorro, por ejemplo.

-Mi opinión es respetar lo que haga el legislador con la velocidad máxima. La clave es que las velocidades que hay ahora se cumplan, si son 120 son 120, si son 110 son 110. Todo ello porque al cumplirlas expresamos un sentimiento de solidaridad, pensamos en los demás, pensamos en la siniestralidad, y la velocidad es el 0,25% como factor causal explicativo de los accidentes con resultado mortal en España y en toda Europa.

-¿Cree que ha cambiado la percepción de que los delitos de tráfico son delitos menores?

-Creo que sí, que ha empezado a cambiar. Son delitos como los quiere el código penal, con la valoración que hace el legislador de que son delitos, hechos graves, con las penas que les asignan. Ha empezado a cambiar la valoración sobre los delitos viales.

-Tomando como referencia su experiencia como fiscal en seguridad vial, ¿cree que las penas aplicadas por delitos penales de tráfico son justas?

-Las penas en tráfico se aplican en un 90%, en los delitos viales de peligro, mediante la institución de la conformidad. El denunciado o imputado se conforma con la pena, hay una rebaja de penalidad para primar el reconocimiento de los hechos y hay un cumplimiento inmediato de la pena. En nuestro país de cada tres condenas por todos los delitos, una es por delitos viales. Y la gran mayoría, el 90% son de cumplimiento inmediato, con lo cual se cumplen los fines de reinserción, y se transmite la imagen de eficacia de la justicia.

-No sé si conoce el caso especial de Córdoba, pero de ser afirmativa su respuesta, ¿cómo cree que se trata a la seguridad vial desde el Ayuntamiento de Córdoba?

-El Ayuntamiento de Córdoba, como los demás, tiene planes de seguridad vial y desde aquí se hacen grande esfuerzos en la movilidad sostenible y en la otra cara de la movilidad que es la seguridad vial. Hay un compromiso de los ayuntamientos cuyas decisiones son claves en materia de seguridad vial. Se hace un esfuerzo en esta materia.

-Con motivo de este congreso, ¿qué tal cree que se aplica la enseñanza en educación vial y seguridad en los centros educativos?

-En este congreso se habla de educación. La figura del policía tutor es una figura que está en la prevención, en la educación, que va a los colegios, se acerca a los jóvenes, a la familia y que difunde el mensaje de respeto a la norma como algo positivo, como algo bueno, como una expresión de solidaridad y de encuentro con los demás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios