Unos 400 monaguillos ayudan a los párrocos de la Diócesis de Córdoba

  • El seminario de San Pelagio acoge el encuentro anual, al que acuden los 82 alumnos que se preparan para ser sacerdotes

Comentarios 2

La Iglesia en Córdoba no pasa por un momento delicado. A pesar de la secularización en la que se encuentra inmersa la sociedad española desde hace algunos años, las vocaciones sacerdotales parecen contar con un buen estado salud. Ésta es la sensación que evidenciaron ayer los algo más de 400 monaguillos que se congregaron en el encuentro anual que la Diócesis organiza en el seminario menor de San Pelagio, una cita a medio camino entre lo lúdico y la formación religiosa propiamente dicha que cumplió su vigesimoquinta edición consecutiva. Estos cuatro centenares de monaguillos, un número que se mantiene prácticamente inalterable con el paso de los años, realizan tareas de cierta responsabilidad en sus respectivas parroquias a lo largo de todo el año, cerrando y abriendo el templo cuando el sacerdote no puede y colaborando con éste en las actividades parroquiales.

Para el vicerrector de San Pelagio, Ángel Roldán Madueño, la labor que acometen estos monaguillos "requiere un sacrificio enorme y tiene un gran valor, porque renuncian a ciertas cosas de la vida para darse a los demás", al tiempo que manifestó que "son el futuro del sacerdocio sin duda alguna". De hecho, cada año, como consecuencia de éste y otros encuentros mensuales que organiza la Diócesis cordobesa, se suelen registrar nuevos ingresos en el seminario menor. Al hilo del trabajo de captación de vocaciones, Roldán señaló que, junto a ellos, hubo algunos sacerdotes y 82 seminaristas, 40 del centro mayor, donde cursan la enseñanza universitaria, y 42 del menor, con estudios de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO).

Aunque los monaguillos se reparten casi por igual por los diferentes municipios de la provincia –ayer se citaron jóvenes de 52 parroquias cordobesas–, el vicerrector de San Pelagio destacó casos como los de Aguilar, Benamejí o La Carlota, esta última localidad con más de una decena de monaguillos de 12 años de media. Ayer asistieron, asimismo, a la obra de teatro San Pelagio, representada por los propios seminaristas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios