Los menores acusados del crimen de Lucena se enfrentan a cinco años

  • La Fiscalía propone que, cumplido el internamiento en un centro de régimen cerrado, los jóvenes sigan otros dos años más de condena en libertad vigilada

Los tres menores de edad acusados de prender fuego a un hombre en Lucena el pasado mes de septiembre para grabarlo con unos móviles se enfrentan a penas que suman 15 años de internamiento en centros de régimen cerrado. Fuentes judiciales informaron de que la Fiscalía de Menores de Córdoba también propone que, una vez cumplida esta condena, los jóvenes continúen durante dos años más en libertad vigilada. Los menores están acusados de un presunto asesinato, informaron las mismas fuentes.

La crueldad del crimen conmovió a los vecinos de Lucena. La víctima, un hombre de 49 años, salió de su casa en torno a las 09:00 para pedir un par de cigarrillos y dinero para comprar un cartón de vino. Una hora más tarde regresó a su vivienda. Los jóvenes, al parecer, irrumpieron en la casa, asaltaron a su víctima y sacaron un bote de disolvente, rociaron el cuerpo del hombre y le prendieron fuego con un mechero. Cuando se inició el incendio, los supuestos agresores huyeron precipitadamente.

Los cuatro presuntos autores de los hechos -uno de ellos, una chica, de 18 años, que se encuentra en prisión preventiva- fueron arrestados a las pocas horas. Ella, al parecer, les entregó el bote de líquido inflamable y, además, les guardó en su casa las mochilas y los acogió tras el crimen. La Policía Judicial requisó los teléfonos móvil, tres torres de ordenador y un portátil, aunque las imágenes de la agresión mortal no aparecieron. Al parecer, dos grabaron la escena mientras un tercero roció a la víctima con disolvente y le prendió fuego, aunque será en el juicio cuando se determine cómo se produjeron los hechos.

La víctima, que padecía el síndrome de Diógenes, malvivía en una casa medio derruida de la calle Corazón de Jesús de Lucena con otra persona a la que la Policía no pudo localizar cuando se produjeron los hechos.

El pasado mes de abril, el Juzgado de Menores ordenó prorrogar la medida cautelar de internamiento para los tres chicos acusados del crimen. Fuentes judiciales explicaron que el juez de Menores de Córdoba, Luis Rabasa, tomó esta medida por un periodo de tres meses, debido a que la investigación del crimen todavía no había finalizado. Las mismas fuentes detallaron que la autoridad judicial, transcurrido este trimestre, no podrá prolongar de nuevo la medida cautelar.

Mientras tanto, la joven de 18 años que supuestamente les entregó el disolvente -S. B. V.- continúa en prisión preventiva y contra ella se sigue un proceso diferente por ser mayor de edad.

En su primera declaración ante el juez, la muchacha aseguró que desconocía el uso que sus tres amigos iban a hacer del bote de disolvente que salió de su domicilio. Fuentes de la familia de la joven aseguraron en su día que los chicos solían realizar pequeños cócteles molotov, por lo que S. B. V. pensó que en esta ocasión el uso sería el mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios