La mejor opción para terminar el día

  • Las terrazas de verano están ya a pleno rendimiento y son pocos los que se resisten a tomar algo tras el trabajol variedad Las tapas varían con el cambio de estación, aunque el salmorejo y la tortilla de patatas siempre están en la carta.

Cuando acaba la jornada laboral y el sol da una tregua, a pocos les apetece irse directamente a casa sin caer en la tentación de tomarse un refresco antes. Este camino del trabajo al hogar, en cualquier barrio de la ciudad, está plagado de terrazas de verano que ya han abierto su temporada estival. El Plan Renfe es una de las zonas más prolíficas para este tipo de establecimientos que se llenan de cordobeses y visitantes a la caída de la tarde y la noche para tomar una copa con familiares, amigos o compañeros de trabajo en un buen ambiente. En el centro, las tabernas también sacan sus mesas y sillas a la calle para que los clientes puedan disfrutar del buen tiempo que impera ahora, cuando el calor aún es asfixiante. Así, los entornos de San Miguel, Las Tendillas o el bulevar del Gran Capitán son, diariamente, un hervidero de personas.

Y es que el ritmo de la ciudad cambia con la llegada del buen tiempo y, aunque todavía quedan unos pocos días para acabar los exámenes o coger las vacaciones, siempre queda tiempo para amenizar la noche con un par de tapas, un tinto con limón o una cerveza bien fría. Comer o cenar tapeando, además de una opción asequible para la mayoría de los bolsillos, forma ya parte de la cultura del Sur que adquiere su mayor protagonismo en esta época del año. Los manjares de la gastronomía cambian según la temperatura, aunque la mayoría de los dueños de bares coinciden en que "el salmorejo y los flamenquines siempre son los más demandados". La tortilla de patatas también está perenne en la carta de todos los establecimientos, como las terrazas de La Corredera, un enclave único de la ciudad que alberga cada día a cientos de personas que disfrutan de las agradables temperaturas y de la cocina popular. El restaurante La Paloma es uno de los más exitosos y a veces cuesta ver una mesa libre. Una de las camareras asegura que "a partir de las 20:30 es cuando empieza a llegar la gente" aunque la hora de recogida ya es otra cosa.

La plaza de la Magdalena es también uno de los puntos de encuentro de los cordobeses, atraidos también por el puesto de caracoles de la zona. En Ciudad Jardín, la avenida del Aeropuerto alberga diversos bares que gozan de gran popularidad. Es el caso del Santa Bárbara, donde a la bebida acompaña una tapa por el mismo precio. Este atractivo provoca que, sobre todo los fines de semana, sea difícil encontrar un sitio libre en su terraza. "No paramos en toda la noche", asegura uno de los camareros, a pesar de que a las 00:00 se cierra la cocina.

En definitiva, que poco se puede hacer para rechazar la propuesta de un tinto de verano y un salmorejo a final de la tarde, porque la oferta es bastante amplia y la temperatura acompaña. Toda una tradición que hay que seguir manteniendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios