Los médicos elaboran partes diarios por casos de supuesto maltrato

  • Además de las mujeres, los niños y ancianos son los que más padecen algún tipo de violencia en el ámbito familiar

Los médicos son unas de las primeras personas que pueden detectar un caso de posible maltrato a una mujer. Son muchas las personas que acuden a su centro sanitario por diversas dolencias que pueden esconder tras de sí una situación de violencia de género en el ámbito familiar. Para facilitar la detección precoz de este problema, la Junta de Andalucía incluyó en el Plan de Salud de 2004 una nueva unidad que se encarga de formar a los facultativos y un protocolo de actuación para actuar contra el maltrato. El doctor Rafael Espino es quien dirige este equipo, que en el año 2006 -última fecha de la que se tienen datos- tramitó 416 casos a la Fiscalía. Según Espino, los médicos tienen que ser capaces de ver más allá ante determinados síntomas que pueden ser susceptibles de un problema más grave. Para ello trabajan con un equipo de psicólogos que les indica la manera de "llegar a la paciente y conseguir que les cuente su caso o, simplemente, poder orientarla en cuanto a los pasos que tiene que llevar a cabo". Espino puso el ejemplo de algunas mujeres que llegan al a consulta y "dicen que se han caído por las escaleras, aunque el médico sabe que los hematomas que presenta se presenta por otro tipo de causas". En este caso, los facultativos tienen que remitir un parte de lesiones al Juzgado de Violencia sobre la Mujer, que a partir de entonces se encargará de investigar el caso. Otra de las situaciones que puede esconder un posible caso de maltrato es el de la paciente de aproximadamente 30 años que "en el último mes ha venido seis veces a la consulta" con patologías tales como ansiedad, dolor de cabeza o lumbalgia.

Estos síntomas pueden tener en el fondo un maltrato físico o psicológico. Los partes deben identificar a la víctima y su presunto agresor, precisar el tipo de lesión, describir el ámbito familiar y anotar si ha sufrido agresiones anteriores. Antes de estas directrices, el facultativo remitía los documentos a los juzgados, pero no se diferenciaba el tipo de maltrato y además debía hacerse con el consentimiento de la víctima.

La formación de los médicos permite tratar a la paciente lo mejor posible y emitir un diagnóstico precoz que en muchos casos puede evitar males mayores. "Hay que tener en cuenta que la mujer no acude a pedir ayuda hasta después de seis u ocho años sufriendo maltrato", explicó Espino, por lo que su labor es fundamental. "La mujer se encuentra indefensa y no sabe que hacer", dijo el responsable de esta unidad.

De los 412 casos registrados en 2006, 286 se contabilizaron en los distintos centros de salud de la provincia y el resto -126- en los hospitales (Reina Sofía, Infanta Margarita, Puente Genil, Montilla y Valle de los Pedroches). En este sentido, cabe destacar que la atención primaria es fundamental a la hora de detectar cuadros de violencia de género, pues la víctima suele ocultarlo en el ámbito familiar y los facultativos se convierten así en un aliado para combatir esta lacra, junto con la Justicia. No sólo las mujeres sufren algún tipo de maltrato en el ámbito familiar. Según Espino, el 20% de los partes que se elaboran son por algún tipo de violencia ejercida sobre mayores y otro 20% corresponde a los daños que sufren los niños por parte de algún familiar.

412

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios