Los médicos dicen que la jornada de 65 horas perjudicará la atención

  • El colectivo se concentra para protestar contra la modificación europea que se debate mañana que, entre otras medidas, eliminaría el descanso tras las guardias

Los médicos están en pie de guerra. La pretensión de la Unión Europea de ampliar la jornada semanal de las 48 horas actuales a 65 ha motivado que este colectivo profesional al completo salga a la calle para frenar su previsible aprobación mañana en Estrasburgo. Además, la directriz comunitaria también promueve la eliminación del descanso tras la guardia, lo que motivaría jornadas continuadas de 31 horas o, incluso, más largas.

Ayer, alrededor de 60 profesionales se concentraron en el Hospital Universitario Reina Sofía para protestar por esta modificación de la normativa europea que regula las jornadas laborales, una medida que se plantea para afrontar la falta de médicos y el crecimiento descontrolado de la sanidad pública.

El presidente del Sindicato Médico de Córdoba, José Luis Navas, apuntó que esta propuesta atenta "gravemente" contra la salud del médico, al mismo tiempo que impide la conciliación de la vida familiar con la personal. Navas precisó que si finalmente se aprueba, "trabajaremos casi el doble que cualquier otro funcionario, con disponibilidad casi las 24 horas todos los días". Añadió que en el caso concreto de la mujer, -que representa el 70% de la profesión galena- la jornada de 65 horas semanales prácticamente "le vetará las posibilidades de acceder al mercado laboral". Pero las consecuencias no afectarán exclusivamente a los médicos, sino que también salpicarán "y mucho" a los usuarios. "No estamos dispuestos a que la calidad de la asistencia que ofrecemos, tras al menos diez años de formación, se degrade. A nadie se le escapa que la falta de descanso hace cometer mayor número de errores a quien la sufre y, en sanidad, esto puede tener fatales consecuencias", advirtió el responsable del Sindicato Médico de Andalucía en la provincia, un colectivo que representa al 90% de los facultativos que trabajan en Córdoba.

El Sindicato Profesional de Enfermería (Satse) también se opone a esta medida del ámbito de la Unión Europea, pues siguiendo el mismo criterio del colectivo médico, considera que se pone en peligro la salud de los trabajadores y la de los propios pacientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios