Economía · Los efectos del Fondo de Inversión Local

Como un maná para la construcción

  • Las empresas cordobesas acogen con optimismo la partida extraordinaria de 70,1 millones de euros que el Gobierno central y la Junta de Andalucía destinarán en 2009 a la obra pública en la capital, una oportunidad para salir del bache

Comentarios 1

El desplome del sector de la construcción en Córdoba puede ser menor del previsto tras la llegada de los 70,1 millones de euros que el Gobierno central y la Junta de Andalucía han destinado a la capital en el marco de las ayudas ideadas por ambas administraciones para paliar los efectos de la crisis económica. Así lo entienden, al menos, los empresarios consultados por El Día semanas después de conocer el plan de rescate para 2009. Sin embargo, el optimismo de los constructores cordobeses -que analizan el proyecto como un maná que les permitirá reflotar sus sociedades y salvar algunos puestos de trabajo- no queda exento de dudas. Temen que este montante sirva para descargar parte del presupuesto del Ayuntamiento, en lugar de ser una fuente de financiación para actuaciones que no contemplaba el gobierno municipal por falta de liquidez.

Los empresarios de la capital, independientemente del resultado final que depare el plan, se encuentran ya en plena fase de preparación de ofertas y ajuste de sus plantillas de operarios con objeto de optar al mayor número de intervenciones posible. En total, según el proyecto que ha preparado el Consistorio, se ejecutarán unas 150 obras a lo largo del próximo año, un jugoso pastel que los constructores no quieren perderse, sobre todo ahora que se encuentran inmersos en una grave crisis que ha llevado al sector a una situación "preocupante", como así lo apunta el jefe de estudios de Acsur, David López. Entre las actuaciones previstas, que tendrán que finalizar antes del inicio de 2010, figuran desde el plan de asfalto del año próximo hasta el arreglo de calles, la renovación de luminarias, la construcción de centros deportivos y sedes sociales de envergadura, como es el caso de una nueva sede institucional en la preferencia del estadio Nuevo Arcángel.

Estos 70,1 millones que se destinarán a la ejecución de un total de 145 obras se traducirán, como es lógico, en cambios numéricos de diversa índole más que notables en las constructoras. Algunas de las sociedades consultadas por este periódico afirman que pueden duplicar la cantidad de actuaciones licitadas. El responsable de Acsur señala en este sentido que para 2009 "sólo" tenían previstas seis intervenciones en la capital, un número que podría superar la decena si el Ayuntamiento acepta alguna de las ofertas que presentarán en breve. En el caso de Ros Zapata, otra de las sociedades de referencia en Córdoba, las previsiones son similares. Así, el jefe de administración de esta entidad, Joaquín Ros, recuerda que para 2009 el número de obras licitadas "no llegaba a 20". Sin embargo, la llegada de nuevos fondos puede hacer que esta empresa duplique su plan de actuaciones para el año que viene. "Pretendemos estudiar un porcentaje muy alto de obras", matiza Ros al repasar los nuevos objetivos marcados.

Como es lógico, las constructoras tendrán que ampliar su nómina de trabajadores para afrontar las obras. Así, tanto Acsur como Ros Zapata aseguran a este rotativo que la plantilla podría verse duplicada en cuestión de meses si finalmente logran la concesión de las intervenciones previstas por el Consistorio. Ros expone que la entidad a la que pertenece dispone en la actualidad de algo más de 60 operarios, si bien indica que ha habido momentos -en plena ebullición del sector- en el que la empresa ha dispuesto de hasta 110 empleados. La cifra final "dependerá del volumen de obra que nos asignen", recalca el ejecutivo de Ros Zapata. Para Acsur, la situación no es muy diferente. Ellos confían en que la licitación de obras conlleve un aumento de, al menos, el 50%, aunque hay previsiones optimistas que arrojan incrementos de hasta el 60%.

También son unánimes los empresarios cordobeses a la hora de reivindicar que "estas obras se queden en casa". Así de rotundo es López a la hora de referirse a la posibilidad de que alguna entidad de fuera de la capital pueda hacerse con alguna de estas obras. El razonamiento es sencillo: las sociedades locales entienden que cada municipio español dispondrá de una cantidad, por lo que "deben ser" las entidades de la propia localidad las que gocen de cierta exclusividad. Sólo así, precisa Ros, "se puede conseguir reducir el nivel de desempleo de cada municipio, porque de lo contrario nos quedaríamos con los mismos parados".

El plan de ayudas del Gobierno y la Junta tiene asimismo unos plazos bien marcados y escaso o ningún margen de error a la hora de ejecutar las obras. En concreto, las ayudas del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero deberán quedar tramitadas a finales del mes que viene, mientras que las que proceden de la Administración autonómica tendrán un mes más de margen -hasta finales de febrero-. También son rigurosos con la fecha de finalización de las intervenciones que se trasladen a ambos ejecutivos, ya que en ambas casos deberán concluirse antes de 2010. Por este motivo, los responsables de las entidades constructoras consultados por este rotativo destacan que las obras elegidas por el Ayuntamiento cordobés "son las que estaban ya medio proyectadas", porque de lo contrario los trámites habrían hecho "casi imposible" que la finalización de la obra quedara antes del término del año que viene.

En el caso de que la crisis no se solvente antes del ejercicio económico de 2010 a los empresarios les queda la "esperanza" de que el Gobierno proyecte un paquete de ayudas similar al que este año recibirán los ayuntamientos españoles para que la obra pública palíe la escasez de actuaciones de carácter privado y se evite la espiral de desempleo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios