La lluvia, un espejismo del verano

  • La primera tormenta del verano cogió desprevenidos a la mayoría de los cordobeses y a los turistasl Lluvia en La capital Las precipitaciones contribuyeron a refrescar el ambiente en la ciudad tras semanas continuadas de calor.

La lluvia, los relámpagos y los truenos sorprendieron a los cordobeses y turistas en las calles o terrazas de las cafeterías sin un paraguas a mano. Este fenómeno meteorológico conocido como tormenta de verano provocó que las calles se tiñeran de paraguas y la gente se resguardase bajo el ala de algún tejado, bar, local comercial o soportal. Cualquier lugar era válido para escapar de la tormenta cuando se va en manga corta.

Existen múltiples formas de encarar la lluvia. Están las personas a las que el agua les hace más llevaderas las enfermedades de carácter alérgico, como es el caso de Rocío León, que consideraba la lluvia como un descanso para su dolencia. Así comentaba que "al llover se asienta el polvo y eso me viene bien; debería llover más". Además, aseveraba que "los días nublados es cuando se está en la playa más tranquila" sin el agobio de familias enteras sombrilla con sombrilla, llenándote la toalla de arena y gritando a los niños que no se alejen de la orilla. Lo mismo vale para la ciudad.

Por otro lado, están las personas a las que les gustan las tormentas porque sí, como Rafael Pachón, que reconocía estar encantado con "la lluvia en verano y el olor a tierra mojada". También, existen personas a los que la lluvia de ayer no les hizo ninguna gracia. Son la otra cara de la moneda, los que disfrutan del bien merecido descanso y se encontraron con lluvia y cielos nublados. Un chasco para quienes contaban con el buen tiempo. Aunque a primera hora de la tarde el sol se empezó a dejar ver y la lluvia de la mañana se quedó sólo en un mal sueño.

Y es que este tipo de tormentas son un fenómeno meteorológico típico del verano. Éstas dan un breve respiro a quienes sufren las altas temperaturas estivales. Aunque, eso sí, las tormentas de verano, si por algo se caracterizan, es por su carácter fugaz. Quienes se alegran por el leve descenso del mercurio mejor que no se hagan ilusiones, porque las temperaturas, según datos de la agencia estatal de meteorología (Aemet), empezarán a subir a partir de hoy. Por el contrario, quienes ansían el buen tiempo están de enhorabuena, porque todos los pronósticos de la Aemet apuntan que la bajada del termómetro no ha sido más que un espejismo. Los expertos manifiestan que el fin de semana se esperan cielos despejados y temperaturas en aumento, propias de estos meses de verano. De esta forma, las gruesas y escasas gotas de agua serán un respiro, una forma de tomar aliento ante el verano que queda por delante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios