Los jóvenes tienen que destinar el 77% de su salario para poder comprar un piso

  • Los cordobeses tendrían que ganar 2.388 euros al mes para acceder a una vivienda

La vivienda es una de las principales preocupaciones de los jóvenes, y no es para menos. La llamada generación mileurista tiene verdaderas dificultades para acceder al mercado inmobiliario y la edad de la independencia aumenta cada vez más. Las quejas de este colectivo, además, son fundamentadas. Según el último informe del Observatorio Joven de la Vivienda (Objovi), un cordobés de entre 18 y 34 años tiene que destinar el 77% de su sueldo para comprar un casa. Es decir, que si los ingresos mensuales que percibe un joven son 1.000 euros, 770 serían para la vivienda y sólo le quedarían 230 euros para el resto de gastos. La hipoteca se llevaría prácticamente todo el salario, mientras que los especialistas estiman que se debería emplear en este cometido un 30% para vivir con cierta dignidad.

Los cordobeses no son los andaluces que lo tienen peor. Los jóvenes de la provincia de Málaga tienen que destinar el 99% de la nómina para pagar el crédito y los de Cádiz, el 83%. En el otro extremo se sitúan los jiennenses, que tendrían que reservar la mitad del sueldo (el 56%) para adquirir una propiedad.

Ante estos datos, es lógico que los jóvenes se estén decantando cada vez más por la opción del alquiler, aunque en este apartado también hay problemas. La renta máxima que se puede tolerar es de 323 euros, aunque la realidad es que esas tarifas no se encuentran y los jóvenes tienen que emplear el 53% de su sueldo para pagar el alquiler todos los meses. No obstante, las administraciones están ofreciendo cada vez más ayudas para fomentar el arrendamiento, como la renta básica de emancipación, una medida por la que los jóvenes reciben 230 euros de ayuda para pagar el alquiler. Vimcorsa, además, ha incluido a los jóvenes como un cupo de preferencia para acceder a una Vivienda de Protección Oficial (VPO), debido a las dificultades que tienen.

El informe del observatorio deja más muestras de la debilidad de este colectivo ante la vivienda. Otro dato: los jóvenes tendrían que ganar un 156% más de lo que cobran en la actualidad para poder vivir y pagar la hipoteca. En concreto, los ingresos mínimos mensuales deberían ascender a 2.436 euros. Uno de los detalles en los que profundiza el Objovi es en la superficie máxima de una vivienda a la que pueden aspirar los cordobeses entre 18 y 34 años acorde a sus sueldos, y que se situaría en 40 metros cuadrados. No obstante, las dimensiones fluctúan de forma vertiginosa en función de la edad. De acuerdo con esta variable, a lo más que pueden optar los que tiene entre 18 y 24 años es a un piso de 30 metros; los cordobeses entre 25 y 29 a 38,1 metros y 42,6 metros para los jóvenes entre 30 y 34. Si la opción que se escoge es la del alquiler, el piso podría ser algo más grande, unos 43 metros cuadrados según el informe.

Además de la mala calidad del trabajo de los jóvenes, que perciben sueldos en ocasiones mínimos, hay otro factor que influye a la hora de analizar la problemática del sector inmobiliario, y es el alto precio de las viviendas. A pesar de que el mercado empieza a dar síntomas de recesión, las tarifas fijadas todavía resultas excesivas y prácticamente es imposible que una persona sola haga frente a los gastos que conlleva la hipoteca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios