El jefe de la obra donde murió un gruista no vio problemas en los trabajos

  • El Penal 4 inicia el juicio contra los cinco imputados por un siniestro en el asilo municipal

M. C. B., el jefe de la obra de remodelación del antiguo asilo municipal de Campo Madre de Dios, donde falleció un trabajador al derrumbarse un muro, aseguró ayer ante el Juzgado de lo Penal número 4 que la intervención "no presentaba ningún problema" y que los trabajos se adaptaron a la memoria del proyecto. "Habíamos hecho ya el 80% de la estructura cuando se produjo el accidente", aseguró el arquitecto técnico, que se enfrenta a una pena de tres años de cárcel.

El siniestro ocurrió el 1 de octubre de 2003. Según el informe provisional de acusación del Ministerio Público, durante la construcción de la primera planta del centro de transeúntes se debilitó la estructura de uno de los muros de carga. El fiscal asegura que no se habían adoptado medidas de seguridad como el apuntalamiento, lo que podía haber garantizado la estabilidad del muro. A esto hay que añadir que días antes del siniestro se habían registrado intensas lluvias. Por este motivo, el muro sobre el que se hacían las obras de rehabilitación se vino abajo y atrapó a un gruista, que falleció, y causó lesiones a otros cuatro trabajadores.

Por estos hechos se sentaron ayer en el banquillo de los acusados cinco procesados, que se enfrentan a penas que suman nueve años de prisión. Entre los imputados se encuentran el arquitecto, el arquitecto técnico y el jefe de las obras, M. C. B.

Este último aseguró ayer que la inspección técnica de la obra "hacía una revisión una vez a la semana" y subrayó que las pruebas que se realizaron para controlar la dureza del hormigón dieron positivo, por lo que el muro que luego se vino abajo "tenía la resistencia necesaria". La vista oral se prolongará a lo largo de toda la semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios