Cuatro años de internamiento para tres menores que dejaron tetrapléjico a un rumano

  • El juez decreta libertad vigilada para el resto de menores implicados en la agresión, ocurrida en marzo en Rute.

Tres menores que iban a ser juzgados este miércoles por una paliza que dejó tetrapléjico a un rumano en Rute en marzo pasado pasarán cuatro años de internamiento en régimen semiabierto, después de que el Ministerio Público, la acusación y la defensa llegasen a un acuerdo. Durante el proceso también se juzgó al resto de menores que participaron y se ha decretado para ellos libertad vigilada. En la agresión participaron además tres personas mayores de edad que aún no han sido juzgadas.

Tras el suceso fueron detenidas 11 personas, tres de las cuales, de entre 20 y 21 años, están a la espera de ser juzgados. Este miércoles se ha llevado a cabo la vista del resto de arrestados, todos menores y de entre 15 y 17 años. Durante el proceso, todas las partes implicadas han llegado a un acuerdo y finalmente tres de los jóvenes deberán permanecer internados durante cuatro años en un centro de menores, en régimen semiabierto. El resto estarán en libertad vigilada con diferentes tipos de tratamiento, como de deshabituación de droga o convivencia con grupos educativos.

El suceso tuvo lugar en la madrugada del pasado 30 de marzo, en una zona adyacente a los locales de ocio del municipio cordobés. Sobre las 05:25 la Guardia Civil recibió una llamada telefónica que alertó de que en un camino había una persona tendida en la cuneta de la carretera. Al acudir, los agentes encontraron a hombre de unos 30 años tumbado, con la cara ensangrentada, ebrio e incapaz de articular frase inteligible alguna, tanto por su desconocimiento del idioma como por encontrarse bajo los efectos del alcohol.

Ante la gravedad de las heridas que presentaba la víctima, que fue identificada como el ciudadano rumano Tudorel Listrauescu, fue trasladado al hospital Infanta Margarita de Cabra, donde se apreció que presentaba falta de movilidad y sensibilidad en varios miembros y extremidades, por lo que los facultativos decidieron trasladarlo al hospital de tetrapléjicos de Toledo.

Las primeras investigaciones permitieron a la Guardia Civil saber que la agresión se había producido en la madrugada y que había sido cometida por varios grupos de personas que se ensañaron con la víctima, que no ofreció resistencia alguna dado su estado de embriaguez. Según los agentes, la víctima, al no entender el español, mostraba todo el dinero que tenía cada vez que tomaba una consumición en los locales del pueblo para que el camarero se cobrase, algo que al parecer fue observado por los detenidos, que le siguieron con la intención de robarle.

Así lo hicieron, y en concreto se apropiaron de 600 euros, además de una cadena, el teléfono móvil, la documentación y un anillo de oro. Éste último objeto fue el que llevó a los agentes hasta los culpables, ya que uno de los agresores, menor de edad, había grabado sus propias iniciales en una joyería de Rute en ese mismo anillo. De este modo, se procedió a su detención y a la de otras 10 personas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios