Un informe cifra en 2.600 millones la economía sumergida en Córdoba

  • Además de la joyería, el estudio considera la actividad inmobiliaria como uno de los sectores en los que se comete más fraude, junto a las pequeñas empresas

Comentarios 3

El debate sobre el peso de la economía sumergida en Córdoba siempre ha estado presente, pues interfiere en cualquier estadística relativa a empleo, creación de empresas o gasto de los consumidores. Tradicionalmente, la provincia ha estado a la cola en número de parados o en producción de riqueza, aunque siempre en una oposición mejor en los informes relativos al consumo. Un desequilibrio que empresarios y sindicatos achacaban a ese dinero que circula pero que no se declara a Hacienda y que se cifra en casi 2.600 millones de euros en Córdoba -el 23% de Producto Interior Bruto de la provincia-, según el Sindicato de Técnicos de Economía y Hacienda (Gestha). Este organismo ha realizado un informe teniendo en cuenta los estudios de varias instituciones como el Instituto de Estudios Fiscales, el Banco de España, el Consejo Económico y Social, el Banco Mundial o la propia Unión Europea, que sitúan a la economía sumergida española en una horquilla comprendida entre el 20 y el 25% del PIB, y ha extrapolado este baremo a los datos económicos de cada provincia.

Siempre se ha citado a la joyería como emblema de este tipo de prácticas, pero el fenómeno se ha extendido en los últimos años a sectores como el inmobiliario, textil, agrario y los servicios, como la hostelería. De hecho, el informe del Gestha asegura que una de las principales bolsas de fraude existentes en la economía andaluza está relacionada directamente con las operaciones de compra-venta protagonizadas por empresas constructoras e inmobiliarias. El sindicato cifra además en el 75% los alquileres sumergidos que escapan del control del Fisco en Andalucía.

El estudio del Gestha apunta también que otro de los focos de fraude se encuentra en las pequeñas empresas. La causa es que en la mayoría de los casos sus cuentas anuales no tienen obligación de ser controladas al facturar menos de 4,7 millones de euros o contar con menos de 50 trabajadores. Por otro lado, los técnicos consideran que la adquisición de vehículos de lujo constituye también una "válvula de escape" para dar salida al dinero negro procedente de la economía sumergida. De hecho, las ventas de coches de alta gama de más de 60.000 euros aumentaron un 18% en Andalucía en 2007, según datos de Faconauto, mientras que las matriculaciones de turismos protagonizaron un comportamiento negativo durante el pasado año.

En cualquier caso, cuando se habla de economía sumergida en Córdoba, todo el mundo mira a la joyería. A pesar de los intentos de regularizar el sector, la sombra del fraude siempre ha perseguido a estos profesionales, aunque este informe revela que hay otras actividades que se perfilan como las más frecuentes en el capítulo de las actividades no sometidas a ningún tipo de control fiscal. En Andalucía, el grueso de la economía sumergida asciende a 29.000 millones de euros. Sevilla es la provincia que concentra el mayor volumen con casi 7.000 millones, seguida por Málaga y Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios