El incombustible Tivoli

  • El veterano parque de atracciones malagueño recibe una media de 650.000 visitantes anuales, lo que supone casi 28 millones de visitas a lo largo de su historia

Comentarios 1

Si hay un punto emblemático en Benalmádena, que es conocido tanto por visitantes extranjeros como por ciudadanos de la Costa del Sol, ése sin duda es el Tivoli World, un veterano parque de atracciones, con 65.000 metros cuadrados de superficie, que lleva 36 años funcionando, y que a lo largo de su enorme trayectoria ha recibido casi 28 millones de visitas, una cifra de récord que avala este centro de ocio pionero en toda la comunidad autónoma de Andalucía.

Pero el nacimiento de Tivoli World se remonta al año 1972, con la familia Olsen, que gestionó el parque hasta el año 2004. Esta fecha supone un antes y un después en la historia de este centro de ocio, puesto que fue comprado por el grupo de empresas de Rafael Gómez, que invirtió alrededor de 17 millones de euros tanto en la renovación como en la ampliación de las atracciones y centros gastronómicos del parque.

"Se mejoró la infraestructura del parque, ya que se llevaron a cabo actuaciones en los viales, la iluminación, las propias atracciones. Además se incorporó un sistema de gestión informática que nos permite conocer de manera real el número de gente que se monta en una atracción", explica el responsable de comunicación, José Luis Guzmán.

No obstante, el grupo Tremón mantiene una opción de compra del parque, aunque aún no se ha hecho efectiva, por lo que el parque hoy por hoy sigue perteneciendo al empresario cordobés.

Pese a que en otros sectores de ocio y cultura se ha notado los efectos de la crisis económica, éste no es el caso del parque de atracciones. "Esta temporada llevamos un 4% más de visitas que en años anteriores, por lo que en el primer semestre hemos recibido alrededor de 300.000 visitas, aunque estas cifras no son definitivas", añade el director, Mariano Hidalgo.

Lo más significativo es que alrededor del 80% de las visitas que recibe en temporada alta son de residentes españoles, mientras que esta tónica se invierte el resto del año llegando casi a igualarse las cifras.

El éxito es debido a que el centro lleva a cabo una política de precios competitivos que lo distingue de los parques de ocio habituales; sólo al entrar hay que pagar seis euros mientras que si compras un vale, que es conocido como Supertivolino por 18 euros se puede disfrutar de las más de 40 atracciones que hay disponibles.

Esto hace posible que tenga un carácter familiar porque además está todo lleno de centros gastronómicos que están gestionados por el personal, ya que en años anteriores los distintos restaurantes eran de propietarios externos.

"Sólo con la entrada puedes disfrutar de 16 espectáculos diferentes y, además, está la ventaja de que los niños se encuentran en un entorno cerrado y seguro, y con una gran oferta gastronómica", apostilla, Guzmán.

Sin embargo, Tivoli es mucho más que un conjunto de atracciones; de hecho, su oferta cultural es tan variada que se convierte en uno de los puntos culturales mas importantes de Benalmádena sobre todo durante el verano, que es temporada alta. En el parque se pueden ver conciertos de todo tipo de estilos, como es el caso de Ecos del Rocío, que ha tenido lugar este último fin de semana o el de Conchita, que se celebrará el próximo 26 de julio.

La oferta no se queda ahí puesto que desde hace un tiempo se celebra el tradicional mercadillo de los domingos, muy visitado sobre todo por los turistas, y un pack de ocio que se ofrece tanto para las comuniones como cumpleaños e incluso para despedidas de soltero: "Es una oferta diversificada, no sólo ofrecemos atracciones. De hecho también celebramos los carnavales de una manera especial o incluso este año un festival de coros rocieros", añade Guzmán. Tivoli sigue siendo uno de los puntos emblemáticos para el turismo en la Costa del Sol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios