La incidencia de sida en Córdoba es la mitad de la media andaluza

  • Córdoba registró el pasado año sólo 13 casos nuevos de esta infección frente a los 24 de 2006 · En la actualidad, más de un millar de enfermos recibe tratamiento antirretroviral en el Hospital Reina Sofía

Poco a poco, se está ganando la batalla contra el sida, aunque todavía queda un largo camino por recorrer. Mientras hace una década el VIH era una de las enfermedades más crueles y estigmatizantes, hoy afronta un futuro lleno de esperanza y normalidad. De hecho, si se logra detectar a tiempo, los afectados pueden disfrutar de una buena calidad de vida.

Aunque la reducción de su prevalencia es una tendencia generalizada, Córdoba ocupa una posición privilegiada en cuanto a la incidencia de esta infección. La tasa de sida en la provincia es de 16,4 casos por millón de habitantes, una cifra por debajo de los 26 que se dan a nivel nacional y de los 33 en el ámbito de Andalucía, según puso ayer de manifiesto la delegada provincial de salud, María Isabel Baena, coincidiendo con el Día Mundial contra el Sida.

En términos absolutos, en Córdoba se registraron 13 infecciones el pasado año frente a los 24 de 2006, una cifra que, además de reflejar la tendencia a la baja, demuestra que las campañas de concienciación están calando en la sociedad. De 2006 a 2007, hubo un descenso del 46% de las infecciones, el doble experimentado entre 2005 y 2006, cuando se situó en el 23%.

Entre enero y el 31 de octubre de este año, se han detectado sólo tres nuevas infecciones. En cuanto al número de fallecidos en 2006 se registraron 28 muertes y en 2005 esta cifra fue de 26. Asimismo, existen en estos momentos 1.029 pacientes que reciben tratamiento retroviral en Córdoba, lo que supone un gasto superior a los siete millones de euros.

También se ha avanzado mucho en las posibilidades de los trasplantes en personas infectadas, y en los distintos hospitales andaluces acreditados se han realizado 20 injertos –15 de hígado y cinco renales– a pacientes con sida, a pesar de que en estos enfermos están contraindicados. Del total de trasplantes de hígado, ocho se han llevado a cabo en el Hospital Universitario Reina Sofía. A pesar de estos buenos resultados epidemiológicos, “no podemos relajarnos”, subrayó Baena, quien puso especial énfasis en los colectivos más vulnerables a contagiarse del virus.

El VIH tiene especialmente rostro masculino, pues por cada mujer infectada lo hacen cuatro hombres. Otra de las tendencias de los últimos tiempos es el aumento en la edad de detección, al pasar de los 25 años a los 40. Además, la mayoría de las ocasiones se detecta a raíz de otras enfermedades relacionadas con el VIH como la tuberculosis o la neumonía.

Como todos los años, la Comisión Interinstitucional frente al Sida aprovechó esta efemérides para entregar el premio Pepe Espaliú, un galardón que esta edición ha recaído en Cruz Roja y Seisida por el trabajo realizado a lo largo de 2008 en materia de investigación y prevención, especialmente con los jóvenes, uno de los colectivos más vulnerables. Esta distinción se otorga al proyecto o experiencia de aquella asociación, colectivo, personas o institución sin ánimo de lucro que han desarrollado una importante labor contra el sida.

La delegada de Salud insistió durante la entrega de premios en la importancia de que todos los colectivos trabajen en prevención y en la necesidad de utilizar el preservativo para evitar enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados. Ayer también se presentó el libro Tratamiento antirretroviral en situaciones especiales, cuya edición ha sido coordinada por el jefe de Sección de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Reina Sofía, Antonio Rivero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios