barreras

Sin hueco para una silla de ruedas

  • El tenista Cisco García denuncia que le han impedido coger un avión con destino a Lituania a pesar de haber indicado que necesitaba asistencia

El tenista de silla Cisco García, en uno de sus entrenamientos en Córdoba. El tenista de silla Cisco García, en uno de sus entrenamientos en Córdoba.

El tenista de silla Cisco García, en uno de sus entrenamientos en Córdoba. / el día

No pudo coger un avión de la compañía Ryanair por el simple hecho de ir en silla de ruedas. El tenista cordobés Cisco García denunció ayer que la citada compañía aérea y el operador AENA no le permitieron coger el vuelo que tenía previsto tomar con destino a Vilnius (Lituania), donde va a disputar un torneo de tenis adaptado, porque viajaba en silla de ruedas. En declaraciones a Efe desde la Terminal 2 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid- Barajas, el deportista cordobés, número 80 del mundo en el Ránking ITF y sexto de España en el circuito de tenis en silla, reconoció que es lo "más humillante" que le ha ocurrido desde que va en silla de ruedas, a pesar de que, desde que se quedó paralítico en diciembre de 2015 ha viajado "bastante para competir y por placer".

Los hechos, según relató Cisco, comenzaron cuando compró el billete para viajar a Vilnius y avisó de que iba a necesitar asistencia para acceder al avión, notificación que repitió cuando imprimió la tarjeta de embarque y tras facturar las maletas.

Según su testimonio, también lo hizo al llegar al aeropuerto, donde se acercó al punto de movilidad reducida de AENA para informar de sus necesidades, y de igual modo poco después en la zona de embarque, donde empezaron los problemas. "Una vez allí, han llamado a AENA hasta en tres ocasiones para pedir su asistencia, pero no ha aparecido. Y a las 07:05 el comandante le ha dicho a la tripulación que saquen mis maletas y las de mi entrenador porque no podemos volar", detalló Cisco García, quien se ofreció a acceder al avión ayudado por su entrenador. Sin embargo, el tenista anotó que la compañía le ha comunicado que no había nadie que pudiera llevar su silla a la bodega y que "no podía estar arriba en el avión", por lo que ni siquiera le permitieron entrar y tuvo que permanecer en la zona de embarque.

"Por el simple hecho de ir en silla de ruedas me han dejado en tierra", denunció Cisco García, que criticó que "ni Ryanair ni AENA se hacen responsables" y "se echan la culpa el uno al otro".

Finalmente, decidió comprar dos vuelos nuevos para él y su entrenador -valorados en 900 euros-, con los que ayer por la tarde voló a Fráncfort (Alemania), y desde ahí a Vilnius; en todo este tiempo, el joven permaneció en el aeropuerto algo más de 12 horas. El tenista suele viajar con 24 horas de antelación a la ciudad donde se celebran los torneos para conocer las instalaciones y entrenar de manera previa a cada partido.

El tenista, además, denunció los hechos a través de sus redes sociales, donde relató todo lo sucedido y reconoció que lo vivido "ha sido un episodio desagradable que me gustaría compartir para intentar así que no vuelva a ocurrir".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios