El hospital implanta la tercera válvula pulmonar sin recurrir a la cirugía

  • Las próximas intervenciones se harán en enero y afectarán a cinco pacientes

Los cardiólogos del Hospital Universitario Reina Sofía implantaron el pasado viernes la tercera válvula pulmonar en toda la historia clínica del centro sin emplear la cirugía, es decir, por vía percutánea, para corregir una afección cardiaca a un joven de 18 años. El enfermo, que se ha recuperado perfectamente y ha visto mejorar de forma significativa su calidad de vida tras la intervención, recibió el alta ayer, 72 horas después de someterse a la nueva técnica.

El joven ya había pasado por el quirófano hace unos años para cambiar la válvula pulmonar que tenía deteriorada a causa de la afección cardiaca que padecía. Se trata de la tercera ocasión en que se lleva a cabo esta intervención pionera en el centro cordobés, donde se empleó la técnica por primera vez en España el pasado verano a dos pacientes adultos.

Los próximos implantes están previstos para enero de 2008, cuando se llevarán a cabo cinco intervenciones que permitirán la colocación de las válvulas, dos de ellas durante el desarrollo del Corpal sobre cardiología intervencionista que organiza el servicio de Cardiología del hospital Reina Sofía.

El nuevo procedimiento permite reducir el número de operaciones que necesitan los pacientes que padecen este tipo de patología, ya que hasta hace unos meses el recambio quirúrgico había sido la única alternativa posible para implantar una nueva válvula pulmonar.

Esta vía de acceso para la colocación de este dispositivo permite, entre otras ventajas, menor sufrimiento para el paciente, limitar los riesgos que conlleva la cirugía abierta de tórax, reducir el periodo de hospitalización de un mínimo de diez días a unas 72 horas y, por tanto, un mejor postoperatorio y disminución de las complicaciones. La sesión se desarrolló en una de las nuevas salas de hemodinámica del hospital bajo anestesia general y el tiempo empleado para el implante de la válvulas fue de unas dos horas.

La colocación de este dispositivo se realiza por la arteria femoral de la misma forma que otros cateterismos convencionales, sobre un conducto valvulado preparado anteriormente por los cardiólogos. El catéter contiene un dispositivo o stent cubierto, en cuyo interior se encuentra la válvula que se va a implantar, que al ser expandido por un balón a nivel del estrechamiento queda incorporado al tracto del ventrículo derecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios