EL CAMPO AL DÍA

La histórica campaña de aceite de oliva alcanza las 245.000 toneladas

  • La cosecha entra en su recta final y ya tan sólo queda por recolectar los olivares de la variedad hojiblanca localizados en las fincas de Almedinilla, Carcabuey, Rute, Iznájar y Priego de Córdoba

LA campaña de aceite de oliva en Córdoba se cerrará en un par de semanas de manera oficial. Cuando lo haga, se podrá inscribir en las estadísticas agrarias como una de las más abundantes de la historia. Según los datos declarados por las almazaras cordobesas hasta el pasado mes de marzo, se habían contabilizado 238.000 toneladas de aceite de oliva, una producción que sumando la aceituna que todavía queda por declarar y cosechar alcanzaría una cifra en torno a las 245.000 toneladas.

Según el último informe semanal de coyuntura agraria de la Junta de Andalucía, la campaña de recolección continúa en los olivares de la variedad hojiblanca, fundamentalmente localizados en los municipios de Almedinilla, Carcabuey, Iznájar, Priego de Córdoba y Rute. Gracias a las altas temperaturas de este invierno, el árbol se ha mantenido con la fenología muy avanzada. Esto ha hecho que la aceituna se halle plenamente madura y que la recolección se haya adelantado, sin que la lluvia haya motivado la interrupción de la faena de recolección. Por ello, la cosecha está calificada como muy buena.

La producción de 245.000 toneladas de aceite de oliva fue la misma que calculó la Consejería de Agricultura en octubre del año pasado, cuando comenzó la campaña. Entonces, los responsables de este departamento hablaban de una campaña histórica: la tercera con más producción de las últimas décadas. Es más, esta campaña la producción será un 10% más alta que la pasada. En 2005 y 2006, las heladas y la sequía mermaron la molturación de aceitunas en Córdoba, que cayó a cifras excesivamente bajas en comparación con la cantidad de olivos que crecen en la provincia.

Estos datos arrojan una media de producción de hasta 3.500 kilos de aceite de oliva por hectárea cultivada. Esta es la producción más alta de la historia reciente de este cultivo, exceptuando el año 2003. En aquella ocasión coincidió el año siguiente a la vecería en la mayoría de los olivares con una temporada excelente de lluvia y temperaturas suaves. Así, se llegó a cosechar una media de 4.221 kilos por cada hectárea de olivar cultivada.

Por otra parte, la Consejería de Agricultura instó a los olivareros a ejecutar "los oportunos cuidados para la sanidad de la aceituna". De hecho, el departamento que hasta ahora estaba dirigido por el consejero Isaías Pérez Saldaña insiste en la importancia del correcto control del factor de calidad del cultivo y asegura que las buenas prácticas se vienen observando durante las últimas campañas agrícolas. Además, se estima que en esta campaña el rendimiento graso de la aceituna se situará en torno a un 20%, coincidiendo con los valores históricos normales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios