El alza de los fertilizantes incrementa el gasto hasta en 3.000 euros por hectárea

  • La inversión en el insumo es la segunda más importante que tiene que afrontar el agricultor después de la necesaria mano de obra y supone un 11% de los costes totales de producción en el campo

CORREN malos tiempos para el ejercicio del trabajo en el campo. Y no sólo por el encarecimiento del gasóleo agrícola. El fuerte incremento de hasta un 57% de media experimentado por los fertilizantes durante el último año se va a traducir en que los agricultores tendrán que gastarse entre 2.000 y 3.000 euros más en el mantenimiento de cada hectárea tratada con este producto, según los datos que maneja la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG). Todo ello ya que el coste del fertilizante supone el mayor gasto que tiene que afrontar el productor agrario después del de la mano de obra, "representando una media del 11% de los costes totales", según baremos de la Red Contable Agraria Nacional (Recan) del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino. El organismo estatal detalla que en algunos casos, "sobre todo en productos que contienen fósforo", el incremento anual ha sido mayor al 170%.

Desde COAG recuerdan que el aumento del precio de los fertilizantes se debe fundamentalmente al alto coste de la energía debido a la subida continuada del barril de crudo, la alta concentración de la oferta y el aumento de la propia demanda de fertilizantes a nivel mundial, "debido al mayor consumo de países en vías de desarrollo como China, India o Brasil, que precisan de más fertilizantes para satisfacer su creciente agricultura local basada principalmente en la producción de biocombustibles, que además de utilizar una mayor superficie agrícola, precisa de mayor cantidad de producto", sentencian desde la organización.

El técnico de COAG Felipe Medina habló hace unos días en Córdoba del tema -durante la celebración del Seminario Estatal del Sector del Olivar- insistiendo en que se trata de un nuevo incremento en los gastos de producción que soportan los agricultores, "unos costes ya de por sí altos", y que repercuten directamente en sus rentas empeorando la situación actual en la que los precios percibidos en origen por sus productos son tan bajos que en muchos casos no cubren los costes de producción, poniendo en peligro la viabilidad de muchas explotaciones. El técnico puntualizó que en el olivar, por ejemplo, los costes de producción se han incrementado un 6,9% sobre la renta agraria. Además, explicó que los consumos intermedios han crecido aproximadamente un 4% por encima de la renta agraria de los productores "y el precio de los fertilizantes, un 57%". Concretamente, el coste del abono complejo se incrementó un 78% en un año; el de la energía y lubricantes, un 26%; y el del gasóleo se encareció un 37%. "Con estas subidas en los costes de producción y dado que el precio del aceite en origen está estancado en una media de 2,39 euros por litro desde 1999, es muy difícil para muchos olivareros que sus explotaciones sean rentables", recalcó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios