Los familiares de víctimas mortales de maltrato piden un protocolo asistencial

  • La presidenta de la Asociación Beatriz de Hinestrosa, Carmen Sánchez, lamenta que la Administración "va dando bandazos"

La Asociación Beatriz de Hinestrosa, que engloba a familiares de víctimas mortales de los malos tratos, echó ayer en falta la existencia de un "protocolo" que agrupe todos los servicios asistenciales cuando se produce una muerte por violencia de género. "Existen problemas de coordinación y, según cada caso, se requiere tratamiento psicológico o auxilio administrativo", consideró la presidenta de la asociación, Carmen Sánchez. Su hermana falleció el 23 de mayo de 2001 a manos de su marido, un guardia civil que le disparó a bocajarro en plena calle. "La asistencia a los familiares de las víctimas va dando bandazos", dijo Sánchez, que abogó por unificar todos los servicios mediante un protocolo.

Al acto acudieron varias decenas de familiares de víctimas de toda Andalucía, entre ellos Ana María Ortiz, hermana de Laura Navarro, la joven que fue asesinada a cuchillazos en La Fuensanta a manos de su novio en febrero de 2004. "El dolor que se siente es de por vida, así que no tienes más remedio que aprender a convivir con él. Los familiares podemos aportar mucho", consideró la mujer. Laura murió en sus brazos segundos antes de que el asesino se arrojara por una ventana para intentar quitarse la vida. "La mató delante mía. Y eso se recuerda las 24 horas del día, es una película que es imposible olvidar. Si pudiera borrarla...", exclama.

La de ayer fue la primera reunión de este tipo organizada por la Asociación Beatriz de Hinestrosa, un colectivo fundado hace ahora un año. La organización quiere hacer pública las conclusiones resultantes de las charlas y las mesas redondas, en las que participaron, entre otras personas, la abogada especialista en violencia de género Aurora Genovés; la directora general del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Soledad Pérez, o la portavoz de la Plataforma Cordobesa contra la Violencia de Género, Carmen León.

Entre los familiares estuvo Francisco Javier Romero, el padre de la joven que murió tras recibir varios disparos por parte de su novio a las puertas de un centro de la Junta de Andalucía en Rute. El juicio comienza mañana lunes en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial. "Estamos expectantes. Queremos que todo termine ya después de cuatro años de calvario", dijo Romero. El presunto asesino de su hija se encuentra en libertad desde septiembre, cuando expiró el plazo legal de cuatro años de prisión preventiva que contempla la ley.

"Lo duro será que no se presente al juicio, porque entonces tendremos que esperar más todavía", lamentó el familiar, que confió en que el tribunal "lo condene a lo máximo". Romero expresó su malestar con la Administración autónomica, pues su hija recibió los disparos a las puertas de un centro dependiente de la Junta en el que residía. "No entiendo cómo no pusieron ningún medio para evitarlo, quiero pensar que actuaron de buena fe", expresó contrariado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios