El etarra cumple más de cien años y hoy tiene otro juicio por un ataque a la Policía Nacional

  • El que fuera máximo dirigente militar de ETA ya ha cumplido dos condenas en Francia

La Audiencia Nacional ya condenó hace unos meses al dirigente de ETA José Javier Arizcuren Ruiz, Kantauri, a 30 años de prisión y 6.000 euros de multa por contribuir en 1995 a la creación del Comando Araba y por prestar apoyo a sus integrantes, que tenían entre sus objetivos al entonces consejero de Interior del Gobierno vasco, Juan María Atutxa. La Sección Tercera del tribunal condenó a Kantauri a diez años de cárcel por un delito de depósito de armas y municiones, a otros diez por tenencia de explosivos, a seis por falsificar placas de matrícula y a seis más por hacer lo mismo con documentos de identidad y permisos de conducir.

El tribunal consideró probado que Kantauri propuso la creación de un comando que actuara en Vitoria a Agustín Almaraz Larrañaga, Patxi, y a Juan Ignacio Alonso Rubio, Iñaki, quienes durante su comparecencia aseguraron no recordar la relación que mantuvieron con el dirigente etarra. Fue una tesis similar a la que ayer mantuvieron los integrantes del Comando Andalucía. Según la sentencia, tras su entrevista con Kantauri, Patxi e Iñaki se trasladaron a Mondragón (Guipuzcoa) y se entrevistaron con un enlace de la banda que les entregó una nota sobre el día y lugar para efectuar una entrega de armamentos y explosivos. Cuando fueron detenidos, el 26 de diciembre de 1995, poseían 173 kilos de amonal, dos pistolas y un subfusil.

Kantauri se enfrenta hoy a un nuevo juicio, en esta ocasión por su participación en un atentado cometido contra miembros del Cuerpo Nacional de Policía en Vitoria en marzo de 1985. La Fiscalía solicita para Arizkuren Ruiz un total de 68 años de cárcel por los delitos de atentado contra las Fuerzas de Seguridad, asesinato frustrado, dos lesiones graves y robo de vehículo a motor. El que fuera jefe militar de la banda terrorista desde noviembre de 1994 hasta marzo de 1999, cuando fue detenido en París, fue entregado hace un año definitivamente a España después de cumplir dos condenas de ocho años de cárcel dictadas en febrero y diciembre de 2000 por el Tribunal Correccional de París. Considerado como uno de los duros de la banda, este electricista de formación y profesión, acumula ya cuatro condenas en España que suman un total de 102 años de cárcel. Se trata de las penas por el intento de atentado contra el rey Juan Carlos en 1995, el asesinato del subcomisario de policía Pedro Ortiz de Urbina en 1984 y el intento de asesinato de un guardia civil en Álava en 1985.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios