Un estudio del Reina Sofía confirma el efecto antiinflamatorio del aceite de oliva

  • El mismo proyecto resalta que la grasa de la mantequilla tiene efectos negativos en la salud

Un grupo de investigadores del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha llevado a cabo un estudio que apunta a que algunos micronutrientes del aceite de oliva actúan de manera similar a la de los fármacos antiinflamatorios.

Los resultados de este trabajo demuestran que el consumo de aceite de oliva modula a la baja los mediadores inflamatorios en personas sanas. El equipo de científicos, dirigido por los doctores Francisco Pérez Jiménez y José López Miranda, ha estudiado el consumo de dietas con diferente composición grasa, basadas en aceite de oliva virgen extra, nueces y mantequilla, y han observado que la ingesta de aceite de oliva virgen es la que más modula a la baja los mediadores inflamatorios, mientras que la dieta rica en nueces tiene un efecto intermedio y la dieta rica en mantequilla perjudica la inflamación.

Durante el desarrollo de esta investigación, los responsables del estudio han podido ver que el aceite de oliva reducía la concentración plasmática de otras moléculas que se expresan en las paredes de los vasos sanguíneos y que también favorecen la inflamación, y han corroborado la incidencia de su consumo en la mejora del proceso inflamatorio.

Los investigadores atribuyen este efecto beneficioso del aceite de oliva, al menos en parte, a su alta riqueza en micronutrientes, y apuntan la posibilidad de que actúen por un efecto directo, similar al de los fármacos antiinflamatorios. Para el doctor Pablo Pérez Martínez, "la característica fundamental del aceite de oliva es su riqueza en antioxidantes, que lo convierte en una grasa única".

Entre los efectos beneficiosos del consumo de aceite de oliva en la dieta mediterránea, Pérez Martínez ha señalado que "reduce el colesterol perjudicial, disminuye la presión arterial, mejora el control de la diabetes y disminuye la tendencia a producir trombosis".

Para el doctor Pérez Martínez, los resultados de este estudio confirman una vez más las bondades de la dieta mediterránea, "un modelo de alimentación con abundante contenido en grasa monoinsaturada, procedente del aceite de oliva virgen, capaz de inducir un amplio abanico de efectos biológicos sobre el sistema cardiovascular". Además, los estudios más recientes están definiendo gradualmente que hay algunos beneficios que dependen o se potencian con la ingesta de aceite de oliva rico en microcomponentes, como sucede en el caso del virgen extra y sus propiedades antiinflamatorias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios