"Entre la espada y la pared"

  • Los consumidores critican la subida de los precios y dicen que lo mejor es no comprar productos frescos estos días

"Entre la espada y la pared". Así se sienten muchos consumidores que estos días van a las plazas de abastos y supermercados y se encuentran con estantes vacíos y con precios desorbitados para los productos que logran echar a sus cestas. Y es que la ley de la oferta y la demanda -que marca que en un mercado libre y competitivo el precio se establece en función de la solicitud de los consumidores y de la cantidad proveída por los productores- se está dejando notar en estos últimos días "más que nunca", según apuntaba Jacinta Benítez, que ayer adquiría un kilo de tomates "pochos" a dos euros el kilo. Para esta vecina de Levante, como para otros muchos ciudadanos, durante la huelga "sólo hay dos salidas: o compras lo que hay al precio que tiene o no adquieres productos frescos hasta que no termine la huelga", aseguraba Mercedes Ordóñez.

Estos días, y debido a las dificultades de abastecimiento que tienen los mercados de la ciudad, el punto de equilibrio que se genera por la mencionada ley se ha desvirtuado completamente. Así, productos como el pimiento verde o la berenjena se "cobran a precio de oro", lo que supone para muchos consumidores "no comerlos durante estos días", como explicaba María Dolores Bueno.

Sin embargo, algunos comerciantes no tienen la misma opinión que sus clientes. En el mercado municipal de la plaza de España, Juan Cañete, uno de sus tenderos más veteranos, aseguraba que él no ha subido ningún precio. El motivo es que no se abastece de Mercacórdoba, por lo que "estoy vendiendo al mismo coste que hace unas semanas". Cañete, sin embargo, sí que reconocía que en el último mes "se ha incrementado en 30 céntimos de euros el kilo de pimiento verde", por ejemplo.

El carnicero de la plaza de España, José Quirós, también aseguraba que sus proveedores, que llevan la mercancía con cuentagotas, tampoco "han incrementado los precios por la huelga" y afirmó que el que lo hace es "porque es un espabilado que aprovecha la coyuntura".

En este mismo sentido se manifestaba ayer la encargada del supermercado Piedra de Reyes Católicos, Isabel Oña, quien aseguraba que "no podemos subir los precios de productos que no tenemos". El problema lo apuntaba una de sus compañeras, Almudena, quien señalaba que "el incremento del precio de los productos se va a notar cuando se solucione la huelga y haya que recuperar todo lo que se ha perdido". Si esto es cierto, habrá que amarrarse los machos, porque la cosa cada vez pinta peor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios