Un empresario se enfrenta a un año de cárcel por permitir un vertido ilegal

  • El acusado era el administrador de una almazara que arrojó alpechín a un arroyo pontanés

Un empresario de Puente Genil cuya identidad responde a las iniciales R. E. M. se enfrenta a un año de prisión y a una multa de 3.600 euros por permitir supuestamente un vertido ilegal de alperujo. El caso se detectó el 30 de diciembre de 2003, cuando la unidad del Cuerpo Nacional de Policía adscrita a la Junta de Andalucía levantó acta de inspección por un vertedero situado en el paraje arroyo de Trampa por la construcción ilegal de una balsa de vertidos por parte de la empresa del imputado, según relata el Ministerio Público en su informe provisional de acusación.

Según el fiscal, "contraviniendo las disposiciones legales vigentes", el encartado -que era el administrador único de la sociedad- permitió la emisión del vertido de alperujo a los cauces públicos "a través de un agujero excavado y sin impermealizadores situado junto a la nave extractora". Los agentes detectaron que las sustancias tóxicas emitidas al agua, por sus niveles elevados, pueden provocar la "mortandad de peces" . Los daños al dominio público hidráulico han sido valorados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en 2.402 euros, según refleja el escrito de la acusación pública.

Los hechos se juzgarán el próximo 23 de enero en el Juzgado de lo Penal número 2. Además de a la pena de prisión, la Fiscalía Provincial de Córdoba solicita la inhabilitación del individuo durante el tiempo de la condena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios