Córdoba

Más dispuestos a viajar para trabajar

  • La disponibilidad de los cordobeses para cambiar de residencia por cuestiones laborales aumenta · Los universitarios son los que se muestran más favorables a salir al extranjero para incrementar su experiencia o mejorar profesionalmente

Comentarios 1

La mitad de los cordobeses estaría dispuesto a cambiar de país por cuestiones laborales. Es uno de los datos que se desprende del Estudio de Movilidad Internacional Laboral elaborado por Randstad, una empresa de recursos humanos. En Andalucía, el porcentaje se sitúa en el 56% (similar al de Córdoba) y es la segunda comunidad autónoma con más disponibilidad de España siempre que haya una mejora en el empleo. Es una consecuencia de la crisis, puesto que todos los que afirman que harían las maletas y pondrían tierra de por medio argumentan que lo harían por un puesto de trabajo, mientras que sólo un 30% lo haría para mejorar profesionalmente. De hecho, seis de cada diez que dice sí están en el paro. No cabe duda de que el cambio de escenario económico ha influido en que se haya incrementado la disponibilidad al cambio de residencia. Así lo demuestra el estudio, donde además se refleja que "los trabajadores son conscientes de que deben hacerse más atractivos en el mercado y poder tener más posibilidades de acceder a un empleo; para ello, si es necesario, están dispuesto a cambiar de lugar de domicilio".

Según el Censo Electoral de Residentes en el Extranjeros, 13.094 cordobeses en total han fijado su residencia en un país extranjero, un millar más de los que había contabilizados en 2007, cuando la situación económica era más aceptable. Francia es el destino preferido para trabajar, pues allí están afincados 3.608 cordobeses mientras que Alemania se sitúa en segundo lugar, con 2.514 personas. Bélgica se coloca en tercera posición y a continuación se encuentran algunos países latinoamericanos como Argentina o Brasil.

Los jóvenes entre 25 y 34 años son los que con más fuerza se decantan por cambiar de país, seguidos muy de cerca de los trabajadores con una franja de edad entre 18 y 24. En general, las nuevas generaciones presentan un mayor dominio de idiomas, que ha sido uno de los principales obstáculos que se encontraban los españoles al intentar emigrar para conseguir un empleo. Este mayor conocimiento de idiomas también se une a una situación laboral realmente complicada para las nuevas generaciones, que cuando apenas acaban de ingresar en el mercado laboral o querían hacerlo, han visto como la oferta de empleo se reducía drásticamente. Por tanto, "los datos demuestran que, la conocida como la generación Einstein o generación ni-ni" es capaz de adaptarse a entornos más desafiantes si llega el momento, cambiando sus prioridades y expectativas profesionales y personales", según explicó la directora de Grandes Cuentas de Randstad, Marta Valer.

El estudio también analiza los diferentes grupos sociológicos a través de la diferente formación académica de los encuestados. Sin que existan muchas diferencias, los españoles con estudios universitarios (46%) son los más proclives a salir de España para comenzar una nueva oportunidad profesional. De hecho, cada vez son más los profesionales de este grupo que incluyen una experiencia profesional en otro país, gracias a la realización de estudios, a becas o prácticas, aunque sea por corto espacio de tiempo o incluso por su inquietud de conocer otras culturas y sociedad. A sólo un punto de distancia (45%) se encuentran todos aquellos encuestados que aseguran no tener estudios.

Un dato importante es que, según el informe elaborado por Randstad, los extranjeros residentes en España (55%) se muestran más favorables a emigrar fuera de aquí en busca de una oportunidad laboral que los españoles (40%), ya que han demostrado a lo largo de su vida una mayor movilidad internacional que la de los propios ciudadanos españoles. Aunque el colectivo inmigrante está cada vez más arraigado en nuestra sociedad, son muchos los que no desestiman cambiar de nuevo de residencia hasta el lugar donde pueda acceder a una posibilidad laboral. Además, España ha dejado de ser un país excesivamente atractivo para trabajar debido a las dificultades económicas.

Lo cierto es que la etapa de recesión se está alargando tanto que, además de que son muchos los que ya se han ido fuera, cada vez son más los que se ofrecen a hacerlo. La recuperación de las principales economías europeas mientras que la española sigue en horas bajas es otra de las cuestiones por las que esa disponibilidad ha aumentado. En cualquier caso, se trata de abrir nuevas oportunidades y conseguir experiencia, dos buenas decisiones en estos tiempos de crisis.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios