La dirección del PSOE quiere una sucesión pacífica de Almenara

  • Velasco defiende la presencia del partido en Madrid y Sevilla mientras que se reprocha que al menos ocho dirigentes hayan rechazado ocupar altos cargos

Comentarios 7

"Esfuerzos, los justos y los precisos". Ese es el mensaje lanzado por la dirección andaluza del PSOE ante el comité provincial del partido -máximo órgano entre congresos- en el que se anunció que José Antonio Ruiz Almenara no se volverá presentar en el próximo cónclave provincial que tendrá lugar a mediados del mes de julio. Desde Sevilla, llega el mensaje claro y diáfano que no se desea reabrir la época en la que los socialistas estaban empeñados en luchas intestinas en lugar de centrarse en los problemas que atañen a la ciudadanía.

De las intervenciones ante el comité provincial de los pesos pesados del PSOE, quedó claro que la tesis oficial es que José Antonio Ruiz Almenara y su ejecutiva han de pilotar el proceso de cara a la renovación de los órganos directivos y que no es momento para pulsos internos. Más se dice: "José Antonio ha de ser escuchado puesto que ha hecho un trabajo importante". Además, se dejó patente el mensaje de que Rafael Velasco e Isabel Ambrosio son las personas que han de trabajar en Sevilla por los intereses de los socialistas cordobeses. Ello deja el camino libre al actual secretario de organización, Juan Pablo Durán, para representar la línea institucional del PSOE ante el congreso. "Es el ungido", se decía ayer a la salida del comité provincial, sobre un dirigente que ha llevado el peso de la gestión diaria.

El proceso cuenta con la novedad con respecto a la paz de la etapa Almenara de que las críticas han dejado de ser veladas y anónimas. Ahora empiezan a tener voz y rostro. Tanto Rafael Velascomo Salvador Blanco, probablemente los dos socialistas más influyentes, intervinieron ante el plenario para calmar las aguas. El caso de Velasco es particularmente significativo puesto que no es habitual que un miembro de la ejecutiva andaluza intervenga ante un foro provincial. El joven dirigente explicó que tomaba la palabra para dirigirse de viva voz en un órgano interno frente a quienes lo han hecho en los medios de comunicación "o por personas interpuestas".

Velasco defendió la presencia de los socialistas cordobeses en Madrid y en Sevilla frente a quienes han asegurado que se ha perdido peso específico en la toma de decisiones. El número tres de los socialistas andaluces aseguró que José Antonio Griñán ha demostrado ser un consejero de Córdoba mediante la aplicación de políticas específicas. El mismo caso se le aplicó al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, de quien se alabó su apuesta personal e institucional por la circunscripción que le ha colocado como diputado en Cortes. Velasco puso el ejemplo, además, de los parlamentarios y diputados. En Sevilla existe perplejidad, además, porque no hay más cordobeses en puestos de responsabilidad de la Junta porque no han querido. Entre ocho y diez personas se habrían negado a ocupar altas responsabilidades de la estructura del Gobierno andaluz.

También ha sentado mal que se ponga en tela de juicio los resultados obtenidos por el Partido Socialista en las últimas citas electorales. La tesis oficial es que no se puede alegar que se ha perdido peso específico ante la ciudadanía a pesar de que exista el hecho innegable de que el PSOE siga con cuatro concejales en la capital tras las municipales de 2007.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios