La Sal de los días

Los difíciles encajes congresuales

  • Nada queda de los protagonismos que ejercía Córdoba en los congresos del PSOE cuando latía la pugna entre oficialistas y críticos, algo que se evidenció en el cónclave regional del año 2000 · Ahora reina la paz interna · Rafael Velasco gana peso y se afianza como pieza clave del socialismo andaluz

Comentarios 1

Nunca ha sido Córdoba de hacer mucho ruido en los congresos federales y regionales del PSOE. Bueno, lo retiro, no lo es desde hace ocho años a esta parte. Viene a mi memoria ese congreso andaluz de diciembre de 2000 en Sevilla, cuando José Mellado, en calidad de responsable de los socialistas cordobeses, y Matías González, entonces presidente de la Diputación y aspirante a sucederle, dieron más de un dolor de cabeza a Chaves con unos discursos que trasladaban a la escena autonómica los problemas de Córdoba. Era otra época, quizás más divertida para los que nos dedicamos a seguir este tipo de informaciones. Entonces había mucho pasillo y mucho tira y afloja para colocar a unos pocos de los míos y a otros pocos de los tuyos en los puestos de poder. Entonces había oficialistas y críticos. Ahora, nada. Tranquilidad y de la de verdad. Así la ha imprimido José Antonio Ruiz Almenara a la vida interna del partido y así parece empeñado en mantenerla Juan Pablo Durán, quien anda reuniéndose con todas las agrupaciones para no contaminar la atmósfera de consenso que existe de cara al congreso del próximo sábado, 19 de julio, cuando el PSOE de Córdoba renovará su dirección.

Que los cordobeses no tienen excesivo peso en el PSOE federal ha quedado claro en el Congreso de la pasada semana en Madrid, en el que se reeligió a Zapatero como líder nacional. Ni una persona han sentado en la nueva Ejecutiva, a pesar de los intentos por situar a Antonio Fernández Poyato. Sí, Fernández Poyato; sigue en el PSOE. Una explicación podría estar en que la provincia es de las que menos presencia tiene dentro de la delegación andaluza, con 21 de 251 representantes, pero ese argumento se invalida teniendo en cuenta que Huelva, con 20, ha colado a Javier Barrero.

También asiste Córdoba al Congreso regional socialista que se celebra hasta hoy en Granada como una de las hermanas pequeñas atendiendo al número de delegados. Acude con 54 representantes de 687, sólo por delante de nuevo de Huelva, que tiene 51. Aunque al cierre de esta edición aún se mantenían los contactos para conformar la nueva dirección de Chaves, algo que ya es una tradición que se prolongue hasta bien entrada la madrugada, la permanencia de Rafael Velasco en el primer nivel era algo prácticamente incuestionable. Sin embargo, en un congreso en el que la palabra igualdad ha sido una de las más escuchadas en los discursos, han sido muchas las voces que no han visto con buenos ojos el trío Chaves-Pizarro-Velasco, por mucho que se maquille con el nombramiento, por primera vez, de una mujer como presidenta. En la dirección saliente, los cordobeses con puestos en la Ejecutiva son, además del palmeño, Herminio Trigo, María José Lara, Isabel Ambrosio, Carlos Moya y Manuel Gracia -estos dos últimos son miembros natos.

El paso de Luis Pizarro a la Vicesecretaría general ha abierto a Velasco la puerta de la Organización del PSOE-A, consolidándose así como una pieza clave en el socialismo andaluz. Ya confirmado el ascenso del número tres, sobre las 18:00 de ayer Almenara y Durán preparaban en un pasillo la que sería la segunda ronda de contactos para intentar repartir el pastel de la Ejecutiva. Las pretensiones, lograr cuatro puestos contando con Velasco, los mismos que ahora, aunque en una reunión con los delegados cordobeses Almenara puso el techo en tres. En el papel, los nombres de Luisa Ruiz, alcaldesa de Peñarroya; Felisa Cañete, concejal en Luque; Soledad Pérez, responsable del Instituto Andaluz de la Mujer; Herminio Trigo, cuota de Nueva Izquierda y empeño personal de Chaves;o Rafaela Crespín, alcaldesa de La Carlota. Isabel Ambrosio, ahora delegada del Gobierno andaluz en Córdoba, saldría de la dirección regional al igual que María José Lara, que ha asumido una dirección general.

Una vez cerrado el cónclave andaluz, sólo queda por delante el provincial, con Durán como único candidato a la secretaría general. Aún no ha avanzado nada de su equipo, más allá de que contará con aproximadamente 35 personas. En cualquier caso, según fuentes socialistas, el gesto de Rodríguez Zapatero de situar a una mujer como responsable de Organización -Leire Pajín- puede tener su eco en Córdoba, donde Isabel Ambrosio ya ejerció dicho cargo. Si así fuera, las quinielas están abiertas. Soledad Pérez también suena para esta tarea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios