La Sal de los días

El día del 'posrosismo'

  • Se va, no se va, se va... No es cuestión de deshojar la margarita. El escenario político a corto plazo en Córdoba puede pasar por una marcha de Rosa Aguilar de IU y de la Alcaldía, lo que obliga al PSOE a tener clara su estrategia desde ya · Hay quien aboga por romper antes de que el 'tsunami' arrastre con todo

Comentarios 1

EL guión que sigue Rosa Aguilar no sólo tiene con las carnes abiertas a Izquierda Unida, que se resiste a rubricar el final del capítulo de agravios de la responsable municipal hacia sus compañeros de filas con una expulsión que, a juicio de algunos, es lo que persigue la protagonista para vender que no tiene más remedio que irse de la coalición. ¿No recuerdan los agravios? Les destaco dos: se jactó en público de no pagar las cuotas del Partido Comunista desde hace casi cinco años -una formación con la que coincide en pocos planteamientos actuales, como es el caso del interés por implantar la III República- y sorprendió con un ataque de sinceridad, por supuesto pensado y repensado, al reconocer que había votado a la candidata del PSOE al Senado Maribel Flores.

Les decía que no sólo en IU están a verlas venir con el culebrón que se cierne sobre el futuro de Aguilar. En el PSOE están también revueltos, y es así por dos razones. La primera se debe a un hecho que, aunque los políticos se empeñen en negar una y otra vez, ocurre siempre, y es que las crisis internas de los partidos acaban afectando a las instituciones que abanderan. Este caso no es una excepción. Las situaciones que se dan en los pasillos del Ayuntamiento son cuanto menos rocambolescas, con una tensa relación -más bien nula- entre la alcaldesa y su concejala de Educación, Elena Cortés,la misma que protagonizó el episodio con la hermandad de El Huerto, la misma que ha visto cómo su compañera de filas ha apoyado a una candidata del PSOE a una Cámara -el Senado- donde ella aspiraba a sentarse y la misma que mantiene postulados comunistas que incomodan a Aguilar. Esto, unido a que el barco de la responsable municipal navega ya prácticamente solo, hace que el escenario no sea el más propicio para que el gobierno de coalición con el PSOE pueda desarrollarse con normalidad. Si no son capaces de ponerse de acuerdo los propios, imagínense cuando entran en escena los de otra casa.

La segunda de las razones por las que los socialistas andan inquietos es qué pasará si, como podría ocurrir, la alcaldesa abandona la nave en la Asamblea de IU en la que parece jugarse al todo o nada, es decir, la reconstrucción o la desaparición. Sea como sea, cada vez son más los que piensan que levantar el proyecto es inviable por el estado de ruina en el que se encuentra. Lo que está claro es que, por lo que pueda pasar, el PSOE tiene que trazar ya una estrategia. Son muchos los socialistas que piensan que si se barrunta que la salida de Rosa Aguilar podría producirse antes de verano o en torno a octubre -según cuando se celebre la Asamblea-, la hoja de ruta de los socios de gobierno debería estar clara desde antes. De lo contrario, sería tal el tsunami que se levantaría que, si no hay un guión establecido, arrastraría con todo, y en ese todo irían primero los más débiles, es decir, los cuatro concejales del PSOE. En esa línea, no son pocos los que abogan por que se rompa el pacto "antes de que sea tarde", es decir, cuando aún sea posible salir ante los ciudadanos y explicar que te marchas porque es inviable mantener un proyecto conjunto de ciudad con un compañero que hace aguas. Así, mantienen, los socialistas saldrían con la cabeza de alta del embolado y podrían empezar a trabajar en un camino en solitario hacia las elecciones municipales de 2011 o de 2015, que cada vez se fían más lejos.

Quien se frota las manos es José Antonio Nieto. Si se produce la salida de Rosa Aguilar, ¿podría gobernar con sus 14 concejales? Podría, pero las maquinarias políticas de la izquierda se pondrían a trabajar para tragar sapos de todos los tamaños que lo eviten. ¿Y el sucesor de la alcaldesa? ¿Francisco Tejada? ¿La contraoferta del PCE, que sería Elena Cortés? ¿El hombre de consenso entre las dos opciones, que podría ser Andrés Ocaña? Habría que ver quién queda en el barco si llega el momento. Mientras, aún no hay una oferta de futuro para la alcaldesa, aunque hay quien asegura que el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ya ha dicho que cuando y donde sea. Y en estas, la ciudad como siempre. Sin Palacio del Sur, sin recinto ferial, sin...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios