El desempleo sube un 29% en un año y la cifra de parados alcanza los 64.445

  • El inicio de las campañas de la naranja y la aceituna no consigue frenar la pérdida de puestos de trabajo · Un tercio de los nuevos demandantes de empleo son mujeres de más de 45 años

Comentarios 3

El mercado laboral de la provincia sigue sufriendo los efectos de la crisis económica. La cifra de desempleados se sitúa ya en 64.445 personas en noviembre, uno de los valores más elevados de los últimos años, según los datos del Instituto Nacional de Empleo (Inem). El mes pasado se incorporaron a las listas del paro 772 demandantes, lo que supone 14.482 personas más que hace sólo un año, por lo que el incremento es del 29%. Esta subida, a pesar de ser la más baja de toda Andalucía, deja en evidencia la mala coyuntura económica.

A pesar de que noviembre suele ser un mes positivo para los datos del paro -por el inicio de las campañas de recogida de la naranja y la aceituna- esta vez las estadísticas han mostrado una realidad distinta. La agricultura sólo ha podido reducir en 45 el número de desempleados en este sector mientras que el resto de actividades han seguido engrosando las listas del paro. Una vez más, los servicios protagonizaron los peores resultados. Actualmente son 29.663 las personas que dependen de esta rama productiva para trabajar, a la que se han incorporado un total de 321 personas en sólo un mes.

Al sector terciario le sigue el de la industria en pérdida de empleos y, finalmente, la construcción. La caída del boom inmobiliario ha tenido menos efectos en la provincia, cuyo motor de la economía se basa principalmente en los servicios.

Otro dato que hay que tener en cuenta a la hora de analizar las estadísticas del Inem es el perfil de los nuevos parados. Un total de 9.605 personas han pasado a ser demandantes de empleo en el último mes. Un tercio de ellas (3.594) son mujeres mayores de 45 años, lo que evidencia la inestabilidad laboral de las familias cordobesas. Y es que este perfil responde al de las tradicionales amas de casa que hasta entonces no han tenido necesidad de incorporarse al mercado laboral, ya que han sido años de bonanza económica. La crisis, sin embargo, ha puesto en peligro su calidad de vida y el colectivo femenino se ha incorporado a la búsqueda de empleo.

En cuanto al número de contratos, en noviembre se firmaron 37.117 vinculaciones laborales, 1.481 más que en octubre y 3.487 menos que hace un año. No sólo se rubrican menos documentos, sino que los que se crean son de peor calidad, pues prácticamente la totalidad son temporales. Además del sector servicios, el inicio de la contratación en las campañas agrícolas está detrás de los contratos de carácter eventual. Otro de los factores que influye en este sentido es que las empresas no se atreven a contratar, y menos de forma indefinida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios